domingo, 22 de julio de 2012

Las fiestas se van de vacaciones hasta septiembre

Fuente: ideal.es 22/07/2012
La crisis se lleva por delante la oferta festiva de Pajaritos, Doctores, Joaquina Eguaras o Realejo

La fiesta va por barrios y este año no está ni en la mitad de los de la ciudad de Granada. Si bien La Chana o Cerrillo Maracena pasan a la microhistoria local por su extraordinario esfuerzo por haber organizado unas fiestas modestas pero con todas las de la ley, también lo es que la crisis y la decisión del Ayuntamiento de Granada de poner límites a los gastos y a las subvenciones para estas celebraciones las ha dejado heridas de muerte. Y en muchos casos, directamente muertas.

Si se hace un repaso barrio a barrio del calendario, antes festivo y ahora un tanto luctuoso, se descubre que, tras la convocatoria de El Fargue, quizá desnatada pero con todo el cariño con que la organiza su asociación de vecinos, todo el mes de agosto queda en blanco para las fiestas en los barrios de la ciudad, pero que, una vez llegado septiembre, el mes grande de las fiestas vecinales y el reencuentro tras los meses de vacaciones, estas prácticamente han desparecido y, las que quedan, apenas son reflejo de lo que llegaron a ser.

Hasta la fecha

De hecho, el balance hasta la fecha es más que pobre. Salvo La Chana y Cerrillo Maracena con sus fiestas 'light', tampoco los barrios de la zona Norte de Rey Badis o de La Paz han podido juntarse, como ocurrió el año pasado, y organizar «algo decente», admite Antonio Cortés, expresidente de la Asociación de Vecinos de la Barriada de La Paz. En el otro lado, Juan Rodríguez, de la Asociación de Vecinos Rey Badis, explica que «nos hemos tenido que conformar con una semana cultural del 9 al 13 de julio que hemos organizado con la subvención de los 1.100 euros». También añade que «la Barriada de La Paz ha donado la subvención a Cáritas y recuerda que el año pasado hicimos las fiestas juntos. A ver para 2013 si pudiéramos repetir...».

Esta forma de actuar va a ser una constante en el resto de asociaciones. Bien se entrega la subvención a una ONG, bien se organiza una semana cultural. En el otro lado, si las fiestas cuentan con algún acto relevante, se mantiene. Es el caso del Sacromonte o del Albaicín. También el Zaidín con su histórico Festival de Rock. Lo que sí ha desaparecido es el ocio nocturno de caseta y verbena o, al menos, ha quedado reducido a su mínima expresión, sin apenas actuaciones y, caso de organizarlas, con un gasto extra que limita el resto del programa de fiestas.

Esta situación lleva a la Asociación de Vecinos del Sacromonte a reunirse esta próxima semana «para tomar las decisiones finales sobre qué hacer con las fiestas», que son las que toman la primera semana de septiembre el relevo de las de El Fargue, las últimas del mes de julio. «Solo hay 1.500 euros del Ayuntamiento y con ellos seguro que vamos a hacer el pasacalles, con comparsas y gente disfrazada. Eso se hace seguro y ahí aprovechamos y damos los premios a los mejores disfraces y, posiblemente, una comida para los vecinos, además de talleres medioambientales para niños y adultos... Pero esto último ya es estirarlo mucho. Queremos darle una vueltecita más esta semana con los vecinos, para ver si a alguien se le ocurre una cosita más», explica el presidente, Juan Gueto. Queda al menos una fecha, el pasacalles del Sacromonte será el día 2 de septiembre. Tomen nota.

Velada flamenca

Dejamos de lado el calendario y bajamos barrio abajo del Sacromonte al Albaicín, donde el presidente de la asociación de vecinos, Manuel Vargas, confirma que «la velada flamenca y al romería la mantenemos pase lo que pase». La primera será el sábado, 6 de octubre. Y el domingo día 7, la romería. Aporta una novedad, que tiene que ver con el Realejo, un barrio de los denominados tradicionales que apenas iba a poder organizar media docena de actos para cumplir con una especie de simulacro de fiestas, reconoció la presidenta de su asociación de vecinos, Piedad Cardenete. Manuel Vargas informa de que «como resultado del hermanamiento, hace ya un par de años, de nuestros dos barrios del Realejo y del Albaicín, vamos a salir juntos en la romería, desde la placeta del Salvador hasta llegar al cerro del Aceituno o Cerro de san Miguel».

Respecto al flamenco, no puede faltar en el Albaicín, tira de agenda familiar y afirma que «vamos a hablar con mi cuñado, Juan Andrés Maya, y también nos echarán una mano los de la cueva de la Rocío, para la velada en Plaza Larga. Quedan un par de detalles sabrosos. «El pregonero lo tenemos preparado. El año pasado fue el doctor Carlos Ballesta. Y este año el rector de la Universidad Granada». Y por último, «el sábado por la noche montaremos la barra de la asociación en Plaza Larga, que la llevan unos señores que nos dan 'tickets' para dárselo a los vecinos para que se los gasten. Son 300 euros. No está mal, para que se tomen sus cervecitas». Por último, añade que «ya me comuniqué con el Ayuntamiento para que me puedan adjudicar al menos lo que pudieran». Y hace un ruego: «A ver si se estiran y colaboran una mijica», y se despide con una amplia sonrisa.

Ni Toros ni Pajaritos

Septiembre, el mes del reencuentro en Granada, va a ser cuando realmente se note la medida excepcional tomada por el Ayuntamiento de Granada. Zaidín se ha lanzado 'a la piscina' del rock, pero es lo único que queda de un mes hasta este año lúdico y divertido. En el barrio de la Plaza de Toros-Docotores, Manolo Morcillo, presidente de la asociación de vecinos, recuerda que su turno es la segunda quincena de septiembre... Pero estoy esperando la respuesta a la solicitud de cada año del Ayuntamiento». Eso sí, asegura tajante: «Yo no suspendo nada. Aguanto aquí hasta que se me responda a lo que solicité por escrito el mes de febrero», cuenta a este periódico. Y sigue sin respuesta mientras esta asociación vecinal persiste en sus críticas: «No se puede soportar que en el año 2009 nos quitaron el 20% de presupuesto para las fiestas, en 2010 otro 20%, un 40% en total. El 2011 no quitaron nada porque había elecciones, lo dejaron en 4.300 euros. Y este año, a la mitad, el 50%, 2.000 euros».

En el vecino barrio de Los Pajaritos, simplemente, no harán fiestas. Su presidente lo ha confirmado ya, se lo ha explicado a los vecinos y a los comerciantes y asegura que «todos lo entienden por la situación económica que vivimos todos». Finales de septiembre o principios de octubre es cuando celebran sus fiestas, pero tras la suspensión de este año, lo fían a 2013: «Espero que la cosa vaya mejor y que salgamos del pozo y a ver si hacemos fiestas. También se puede vivir sin fiestas y si un año no se hace. Las circunstancias mandan», razona el presidente, Asad Alí. De igual forma, la Asociación de Vecinos de Joaquina Eguaras, presidida por Cecilio Uceda, tampoco va a hacer sus fiestas, añade Asad Alí, a quien une buena amistad con su homólogo de Joaquina Eguaras. «Ellos las celebraban la segunda semana de septiembre, coincidía con las de la plaza de Toros. Y ahora no las hacen ninguno de los dos barrios».

'Long Live Zaidín'

El Zaidín, ya se ha anunciado, se lanza asimismo a la piscina de la organización de las fiestas. Antonio Ruiz Molina lo resume en una frase: «Las fiestas las vamos a hacer con imaginación. Pero las vamos a hacer». La prueba es que cada martes, desde que comenzó el verano, la sede de la Asociación de Vecinos del Zaidín es un hervidero de personas, comandados por las mujeres zaidineras, grandes activistas desde hace décadas, que aplican a rajatabla el dicho de 'a falta de dinero, imaginación'. El mejor de los ejemplos es que se citan para recortar revistas y periódicos y realizar banderolas y farolillos a mano para, «ya que no hay dinero para cohetes ni para las tradicionales luces, que al menos haya ambiente de fiesta e ilusión», explican.

La cita es la segunda semana de septiembre, del 5 al 9, desde el jueves al domingo, «aunque el miércoles comenzarán con algún aperitivo, pero poca cosa», explica el presidente Antonio Ruiz. La joya de la corona, el Festival de Rock «va a salir adelante», confirma. «Lo estamos mirando. Tenemos ya los cabezas de cartel y solo nos falta la gente de Granada, de capital y provincia, que como siempre serán diez o doce grupos». Tocadas, pero no hundidas, las fiestas de los barrios sobreviven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario