viernes, 20 de julio de 2012

¿Metáfora?

Fuente: granadahoy.com 20/07/2012
JUAN PINILLA
CRÍTICA
Ballet Flamenco de Andalucía. Dirección artística: Rubén Olmo. Artista invitada: Pastora Galván. Colaboración especial: Antonio Canales. Lugar: Teatro del Generalife. Fecha: Hasta el 31 de agosto.

Despliegue político y mediático para la cita anual en el teatro del Generalife, que esta vez nos resultó más acomodado a la escena, siendo, empero, demasiado grande y permitiendo que se evaporen los duendes. No obstante, nuestra conclusión es que el espectáculo se justifica por la música, brillante, Manuel de la Luz, y por algunas pinceladas de Pastora Galván, Patricia Guerrero (a quien nos emocionó ver de nuevo sobre estas tablas) y Rubén Olmos. No podemos decir lo mismo de Antonio Canales, cuya intervención no nos queda clara. Quizá, en nuestro papel de críticos de flamenco, no podemos valorar la interpretación, la teatralización, o no nos corresponda, y por tanto, desde una perspectiva flamenca, tenemos muy poco que agregar.

Lamentamos también que siempre se caiga en el topicazo, que los espectáculos que vienen al Generalife, salvo un par de excepciones, sean del topicazo, de lo más evidente. ¿Nadie ha leído ningún ensayo sobre Lorca? Lorca, poeta maldito, de Francisco Umbral, ¿por ejemplo? Con todo, un espectáculo diseñado para grandes formatos, para el aplauso fácil y darle poco al coco.

Pero insistimos, el sabor y la frescura del baile de Pastora Galván, que protagoniza una primera parte sin vestigios lorquianos, justificada en su esencia flamenca, son reseñables. Para la segunda parte, la del LLanto por Ignacio Sánchez Mejías, hemos escogido, amén de lo ya reseñado, el solo de Patricia Guerrero, que llenó de elegancia, de finura, de delicadeza las tablas. A uno no es que le tire lo granadino, es que Patricia destacó, sobresalió, emocionó. Y Rubén Olmo, del que nos cabe ninguna duda artística. Versatilidad, calidad, armonía, prestancia, equilibrio escénico, peso. Rubén dirige bien, y además baila bien, dos conceptos que parecen antagónicos pero que en él se personifican.

Pero no, metáfora no hubo, ni alegoría… ni nada que no fuese evidente, más que evidente, más que palpable, más que notable… Las conclusiones son las mismas, las que sacamos otros años, todos los años… Lorca es siempre un tema recurrente pero poco estudiado, poco analizado… Desde Mario Maya y Antonio Gades ha habido muy pocas obras sugerentes o interesantes sobre Federico traducidas a lo flamenco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario