viernes, 27 de julio de 2012

“No sueño con ser un artista superfamoso porque no me gusta la fama”

Fuente: elfarodigital.es 27/07/2012
Iván Vilchez ‘Centenillo’ acompañó ayer con su voz los movimientos de Beatriz Remacho en una de las actuaciones organizadas por el curso de verano ‘Los palos básicos del cante flamenco’. Pero hoy estará sólo con la guitarra y el cajón en el escenario del Kursaal para hacer un repaso a los cantes que durante esta semana ha enseñado a sus alumnos de este programa. Le acompañarán el guitarrista José Fernández y el percusionista Manuel Vilchez. Tiene tan sólo 23 años y ya ha recorrido un gran número de escenarios andaluces y de otros países. Así, uno de los coordinadores del curso de verano destacó que el sábado 21 de julio llegó de Eslovenia de ofrecer allí un recital y que dos días más tarde, ya estaba en Melilla para dar las clases de compás en el horario de tarde de este programa formativo.

‘Centenillo’ pertenece a la Peña Flamenca de la Universidad de Granada, la única que hay en el ámbito de estudios superiores de todo el país. Esta asociación nació con el Grupo de Estudios Flamencos de esta misma universidad que se encarga de estudiar y difundir este arte.

–¿En qué consistirá el recital de hoy?

–Lo que vamos a realizar es complementar el trabajo que a lo largo de la semana se ha hecho por parte de los conferenciantes y también por otros artistas, como Segundo Falcón, quien hizo una serie de palos de la baja Andalucía en su actuación del martes. Nosotros vamos a completar con otros cantes que no se han hecho.

–¿Qué vamos a encontrar en este recital?

–Vamos a hacer unas zambras, que es un homenaje a grandes del flamenco, como Caracol, Farina o Valderrama. También vamos a interpretar una malagueña. Para acordarnos de mi tierra vamos a hacer fandangos del Albaicín de Granada, un bolero por bulerías de 1949 de Antonio el Chaqueta que ha sido versionado por otros artistas como María Dolores Pradera, y habrá tanguillos de Cádiz, algo más alegre para cerrar la actuación. Otro de los palos que estará esta noche serán los tangos de Granada y sobre todo, hay un artista que es muy importante al que hay darle su reconocimiento allá donde vayamos, como es Curro Albaicín, quien apadrinó a artistas como Rafael Amargo o Estrella Morente. Él fue el encargado de recopilar toda esta serie de tangos de Granada, que es la tierra más rica en tangos flamencos de España. La granaina y cuplés por bulerías que le gusta a la gente serán otras de las ramas del flamenco.

–Se adentró en el flamenco puro más tarde que otros cantaores.

–Tarde bajo mi punto de vista, pero como dicen ‘nunca es tarde si la dicha es buena’. Me hubiera gustado que el flamenco me hubiera interesado cuando tenía diez años y no con 17, pues ya había jóvenes de mi edad que cantaban muy bien y yo no sabia ni entonar. Me hubiera gustado antes, pero con constancia he sacado adelante este trabajo.

–¿Recuerda la primera vez se subió a un escenario?

–Sí, claro. Fue en el teatro Isabel La Católica y de casualidad. Estaba en una escuela de flamenco y la profesora tenía problemas con la voz ese día. Me llamó para que fuera yo a cantar. No veía capacitado para ello, pero le dije que sí. Y eso que es el teatro más importante de Granada. Tenía 17 años.

–¿Qué sueños le queda por cumplir?

–Por soñar, se pueden soñar miles de cosas, pero actualmente me siento muy realizado. En Granda, la mayoría de los aficionados del flamenco me conocen. He hecho mis grabaciones, aunque me queda un disco, que es lo que voy a hacer antes de final de año. He viajado por toda Europa este año. Por lo menos hemos hecho siete u ocho viajes, y hemos estado en Londres, Dinamarca, Francia y Bulgaria. Aunque empecé tarde estoy satisfecho con mi trabajo. Incluso llevo mi carrera adelante, pues estudio Trabajo Social. A veces me pregunto cómo lo puedo hacer. No sueño con ser un artista superfamoso porque no me gusta la fama. Es bonito que la gente te reconozca, pero no quiero que llegue a ser agobiante, como le pasa a otros artistas. Lo que deseo en el futuro es seguir trabajando como hasta ahora, seguir aprendiendo y formándome cada vez mejor y que se reconozca mi trabajo como a cualquier otra persona, como el que trabaja en la construcción. La fama me importa menos.
 
–¿Se valora más el flamenco fuera de las fronteras españolas?

–Fuera, la gente valora y mucho el flamenco. Le puedo decir que en España tenemos el flamenco tan a la mano que no se le presta atención. En el extranjero le dan el valor que tiene. El flamenco goza de buena afición en otros paises. No sé si lo entenderán más o menos, pero sí captan el sentimiento del flamenco, eso que se trasmite y que nosotros llamamos el duende. Lo perciben tanto si comprenden la letra o la música como sino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario