viernes, 10 de agosto de 2012

2ª semana de Los Veranos del Corral por Antonio Conde

Fuente: deflamenco.com
Texto & fotos: Antonio Conde
MARCO FLORES, KARIME AMAYA, KAREN LUGO, NAZARET REYES, SAORI

2ª semana - 30 julio a 3 agosto 2012 - Corral del Carbón - Granada

En su afán por la diversificación, el ciclo de 'Los veranos del Corral' apuesta por artistas venidos del otro lado del charco, que se han afincado en nuestro pais y que han hecho del flamenco su 'modus vivendi'. En esta segunda semana parte del protagonismo procede de Méjico, con la inclusión en el cartel de dos artistas; Karen Lugo y Karime Amaya.

De Arcos de la Frontera proviene el artista que triunfó el lunes. Y digo triunfar por que de principio a fin se salió. Desde la temporera que terminó en toná hasta las alegrías finales o el abandolao. Su capacidad creativa es capaz de hacerle pasar del concepto de baile clásico al modernismo en sólo un giro. Marcos Flores se ha reinventado en cada nueva presentación. Con el cante de Jesús Corbacho y la guitarra de Jesús Núñez el arcense rescató toda la esencia que supone conocer el baile y aplicárselo a si mismo viajando de lo añejo a lo contemporáneo. Mientras tanto, Corbacho se recreó con unas malagueñas del Mellizo y una zambra de Caracol en tanto que su compañero cambiaba de vestuario. Remató con alegrías, de corte elegante y elaboradas con un diseño corporal muy creativo.

La mejicana Karime Amaya es descendiente de la gran Carmen Amaya. Cierto parecido en su rostro la delata. Y no menos en su baile. Sus gestos, el posicionamiento de sus manos cerca de la cara, enfadada, entregada, son un herencia de la genial bailaora del Somorrostro. Acompañada de Miguel de la Tolea y Rubio de Pruna al cante, comenzamos a escuchar carceleras y toná que derivaron en seguiriya. Si algo tiene Karime es una técnica impecable de pies que sin llegar a ser histriónica ni impulsiva gusta y no molesta. A pesar de no recurrir a sus brazos para completar sus bailes el conjunto es loable y el producto se vende sin dificultad. En las transiciones, Miguel de la Tolea por levante y Rubio con tientos tangos, acompañados por Carlos de Jacoba, espacian las secuencias escénicas de la mejicana. Por alegrías abusa de sus pies y apenas hay constancia del silencio, pues en seguida nos encontramos en la bulería. Mientras que por soleá espera los tiempos, dibuja el cante y se saca partido en los remates, por otro lado, brillantes.

De nuevo Méjico en el escenario para el miércoles. La última vez que la vi, en el espectáculo 'El duende y el reloj' tuvo el infortunio de pasar desapercibida debido al argumento y puesta en escena de la obra, a todas luces erróneo. Esta noche vino a desquitarse y a demostrar lo que llevaba dentro. Karen es una bailaora que se ha hecho a si misma. Si algo tiene es la capacidad de mantener la intensidad de su baile de principio a fin, lo que lleva a mantener al público ensimismado con su baile. Principia con una pincelada por tangos como antesala de lo que quedaba por llegar. Bulerías al cante por Juan Debel y malagueñas de Gabriel de la Tomasa para acabar con abandolao, momento en el que Lugo se expresa. El aplomo con el que baila es envidiable y despacha flamencura. El hijo de Jose de la Tomasa, entre tanto se marcó unos fandangos de Huelva con letra del Chato Méndez que dejaron el relevo a la soleá. A partir de aquí, un dominio del escenario sublime, respetando las intensidades del baile, regalando estampas y poses de gran belleza y mostrando un poderio en los remates elogiable. Es esta una bailaora que merece un sitio en la primera división del baile flamenco. Con un fin de fiesta por bulerías con 'pataita' de Lucía de Miguel finalizaron las presencias mejicanas en el ciclo del Corral.

Por cuestiones de agenda no pudimos asistir a ver a Nazaret Reyes, pero si a la última jornada semanal. Si en esta edición ha habido un hermanamiento con Méjico, Japón también merece capítulo doble. Repitió la bailaora nipona Saori. El mensaje que pretendió transmitir entremezclaba el espiritu del samurai y el del flamenco, a través diferentes caminos (espada, letra de japonesa, flores, te japonés). Con katana escenificó un ritual que pinceló con brocha y vocablos nipones.

Tras la breve representación, Emilio Maya tocó en solitario por soleá. Guitarra señera granadina, su toque es limpio y preciso. Saori arrancó con mantón por granaina y abandolao sacándole partido más a él (mantón) que a su propio cuerpo. Tras ella, el disfrute de escuchar a Manuel Tañé en soleá por bulerías. Y se repitió la misma escena. Con gran técnica y pulcra en el ejercicio de las alegrías Saori no acabó de cuajar la faena. Es completa si analizamos su baile, pero la falta sistemática de fuerza en los remates y en la escobilla no acabaron de completar la escena. Un momento de esos de pellizco lo protagonizó Jaime 'El Parrón' cuando se acordó de Tío Jose de Paula para dramatizar la seguiriya. ¡Que eco más puro tiene!. Final por soleá para Saori, con destellos de buen baile, pero recurrentes. El fin de fiesta sonó por tangos de Graná para cerrar la semana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario