viernes, 17 de agosto de 2012

3ª semana de Los Veranos del Corral por Antonio Conde

Fuente: deflamenco.com
Texto & fotos: Antonio Conde ir a la noticia original
Antonio Canales, Maripaz Lucena, Saray de los Reyes, Lucia 'La Piñona', Ami

3ª semana - 6 a 10 agosto 2012 - Corral del Carbón - Granada

El público que haya acudido a las citas flamencas de esta semana en el Corral se habrá dado cuenta, posiblemente, de cuando si y cuando no. De cuando si se disfruta de un espectáculo aunque estructuralmente no se venda ningún producto, pero el resultado sea un gran producto. Y de cuando el producto está rematadamente trabajado y el resultado no existe. Será que el flamenco es un arte que a veces no entiende de tecnicismos y si de una naturaleza en ocasiones inexplicable.

Del lunes al viernes, un abismo. Entre medias, diferentes visiones de la disciplina escénica, de la estética de la danza y de como entender el flamenco.

El lunes estaba anunciada La Moneta como artista invitada, pero no pudo acudir a la invitación hecha por Antonio Canales. Asi que tuvo que rellenar el proscenio el solo. Al menos en baile. Con el cante de Jaime 'El Parrón' y el 'Galli' y la guitarra de Paco Iglesias improvisó de principio a fin. Esto pueda parecer a priori una falta de respeto al público, es decir, el hecho de presentar una noche de baile sin traer nada preparado; pero la realidad es que Canales es un maestro y tiene un público incondicional. A cada remate, fervor en las gradas; a cada desplante, decenas de 'olés'. Y todo esto sin un guión preparado. En el cante, cartageneras del Galli y soleá del 'Parrón'. Para el baile, bulerias, seguiriyas (empezadas por el final) y soleá con un fin de fiesta por tangos (con cante del propio Canales) El no-guión, siempre el mismo, pero tampoco le hizo falta. A Canales lo conocemos y tiene recursos de sobra, a parte de tener ese puntito de teatrero que tanto gusta a algunos.

Maripaz Lucena es el oficio en su figura. Tiene tablas y se le nota. Su máxima es el recuerdo en su baile a Mario Maya a cada instante, aunque ha conseguido personalizarse. Y eso es bueno. Acompañada de Roberto Lorente y Pedro Obregón al cante, arrancan con toná y cabal mientras ella dibuja el cante. Es clásica en la forma de moverse, fiel a un estilo del que no se aleja en ningún momento. Sus pies brillan con luz propia; suenan en la justa medida. Y este patrón corporal lo mantiene en las alegrias y en la soleá. Entre medias transiciona al baile la guitarra por levante de Luis Mariano; un portentoso guitarrista de escuela sacromontana que habla con la guitarra.

El miércoles acudió al Corral la sevillana Saray de los Reyes, hija de Juan de los Reyes.

Para el jueves la ganadora del premio unionense 'Desplante minero' no hizo sino corroborar que el premio recibido es más que merecido.

Comenzó con caña, rica en matices y clásica en el gesto. Posee un don en sus muñecas. Es increible ver como se mueven, con vida propia y, como extensiones de sus magníficos brazos asumen la responsabilidad de completar el acompañamiento de sus pies. Las características de la escuela sevillana son notables y la acompañan de principio a fin pero en ella hay encriptada una personalidad muy fuerte que la hacen ser propia. Si una virtud tienen algunos bailaores/as jóvenes (y La Piñona la tiene) es la de desvincularse de las escuelas de las que aprenden para tejer un estilo propio basado en el aprendizaje de sus maestros. No es fácil adquirir el dominio suficiente para ello, pero aquellos que lo consiguen, sin duda están dados a ser grandes del baile, sin menospreciar al resto.

El cante lo pusieron Moi de Morón y Trini de la Isla. Y a destacar la guitarra de Miguel Pérez. No lo conocía pero impresiona la fuerza de su pulgar y la forma de tratar el mástil. Sonando a clásico utiliza y desarrolla las armonías con una facilidad pasmosa. De la malagueña popularizada por Manuel Torre en la voz de Moi al estilo gaditano del Mellizo vocalizada por Trini de la Isla y entran las alegrías. Con bata de cola, el dominio eficaz de ésta es indiscutible. Es un paso a dos entre ella y su extensión de volantes.

Un solo de guitarra de Miguel Pérez confirma su dominio de las armonías y su creatividad a la hora de diseñar e interpretar fandangos. Con toná y seguiriyas remató una faena de órdago la gaditana. Se reinventa en lo corporal sin salirse de ella misma, domina los silencios y se recrea en los remates.

El punto final de la semana lo puso la nipona Ami. Dentro del espacio dedicado a Japón Ami cerraba la jornada. Es difícil juzgar y transcribir lo acontecido, sobre todo para no caer en la tentación de realizar una crítica ciertamente dura. El ciclo 'Los veranos del Corral' ha conseguido a lo largo de catorce ediciones posicionarse como una muestra nacional e internacional referente del baile flamenco. No es momento de enumerar la gran cantidad de figuras que han pasado por sus tablas, pero todas ellas de gran nivel, ya sean artistas consolidados o artistas en evolución. Sea como fuere, Ami se mostró tal como es, hizo lo que sabe y quiso agradar. Pero incluir como parte del baile a tres alumnas de academia de primer año en el espectáculo es un lastre difícil de olvidar. Por desgracia, en la retina queda más esa visión academicista de quién lleva unos meses bailando y que conforman el cuerpo de baile que los buenos momentos que pudo regalar. No en vano, se justificó por seguiriyas, soleá y colombiana terminada en guajira. En el cante también hubo sus más y sus menos; un mal día para todos.

Programa Veranos del Corral 2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario