sábado, 11 de agosto de 2012

Ami no se despeina

JORGE FERNÁNDEZ BUSTOS
CRÍTICA

XIV Muestra de Flamenco – Los veranos del Corral
Músicos: Ami (baile); David ‘El Galli’, ‘El Canastero’ (cante); Antonio Gámez (guitarra)
Lugar: Corral del Carbón. 
Aforo: medio. 
Fecha: 10 de agosto de 2012

He pensado largo tiempo si escribir o no escribir este artículo por lo que tiene de incomprensible en el prestigioso ciclo que nos ocupa. Más bien parece un bache dentro del sendero pulido. Como añadido extraordinario, se programaron dos días de muestra japonesa. Los organizadores del Corral apostaron en su día por expandir la oferta hacia flamencos de otras latitudes que están despuntando en su especialidad para incidir tanto en la universalidad del flamenco como en su calidad allende nuestras fronteras.

Japón lleva bastantes décadas dedicada y entregada al flamenco; sus aficionados se desplazan continuamente a Andalucía para ver y aprender de este arte; además Tokio es una de las ciudades del mundo con más academias de baile; etc.

Motivos estos más que razonables para dedicar dos días, dos viernes, a la estética nipona. Lástima que el primer día, el 3 de agosto, no pude asistir (aunque a Saori ya la pude ver el año pasado con resultados bastante potables). Pero lo de este viernes pasado no hay por donde cogerlo. Tanto que llegué a plantearme la actuación como un recital de cante, contemplando el baile como algo anecdótico.

Ami, la bailaora en cuestión, vino acompañada de lo que serían tres de sus alumnas que rellenaban los intermedios (garrotín y farruca) e interactuaban con ésta al final. Fue su primer error. Ni las aprendizas de segundo año están tan descoordinadas. Cada una iba por su lado, sin hacerle mucho caso a los músicos, con doscientos pies solapados, palmas asonantes y sonrisa forzada.

Ami comenzó por seguiriyas rematadas por martinetes, con un interesante quejío final (Galli). Daba ordenes continuamente, evidenciando una completa falta de ensayo, un quiero y no puedo que a la larga pasa factura. Quizá viniendo ella sola el resultado habría sido menos desastroso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario