domingo, 30 de septiembre de 2012

Colección de flamencos: Antonio Gallegos

Fuente: granadahoy.com 30/09/2012
JUAN PINILLA
Ex presidente de la Peña de La Platería, cantaor y toda una autoridad en el mundo del cante jondo de Granada, es uno de los imprescindibles en las reuniones de cabales en las que siempre es bien recibido.

Comentan que si un médico recomendase a este señor de bigote canoso y mirada profunda dejar el flamenco para recuperarse de alguna dolencia, lo condenaría, directamente, a la muerte por inanición. Antonio Gallegos Montero (Capileira -Granada- 1949) vive el flamenco como una categoría de su ser y su sentir, como un abril florecido en la primavera de su gusto musical, como un místico rodeado de belleza.

En su juventud moza, cuando la Alpujarra empezó a despoblarse, bajó de la falda sur de Sierra Nevada para asentarse en el telón norte de estas cumbres, pasaba las horas sentado en la puerta de los establecimientos a los que no le dejaban acceder por su corta edad, escuchando el cante que dentro se profería con la levedad que arroja una voz tras una pared. Andaba kilómetros en busca de flamenco, en busca de personas a las que preguntar, con las que comenzar una conversación abundante sobre el cante, sus orígenes, sus personajes y sus formas. Pronto le corrió por las venas el gusano de lo jondo.

Cuando fue elegido presidente de la Peña Flamenca de 'La Platería', limpió varias veces el polvo de sus ventanales, sacudió las alfombras, ordenó los discos, cambió el color de sus cuentas bancarias y lanzó tales señales de humo en compás de amalgama desde la copa de la torre del Carmen de la placeta de Toqueros, que fueron atrayendo a una fervorosa afición otrora huída de su templo sagrado por hastío. La fumata blanca de aquel vaticano flamenco atrajo a plateros peregrinos de todos los puntos de la geografía y él, a punto de jubilarse como empleado de la telefónica y dedicado por completo a las tertulias profundas y los cantes señeros que también había cultivado durante toda su vida, empleó muchos días y muchas noches en reconstruir la imagen de la peña más antigua del mundo.

Estudioso, preocupado, avivador de los jóvenes, crítico nada conciliador, exento de mito-poéticas y pseudo-intelectualismos, Antonio Gallegos pasea el centro de la ciudad con gesto grave y preocupado, absorto en su pensamiento, en la reflexión siempre caliente que ofrece a su interlocutor con palabras que arrancan en un inusitado tono de seriedad y concluyen en una cascada de anécdotas y risa casi de sonoridad descarrilada y juvenil.

"Ese, ese es un tísico del oído, como decía Cobitos", asevera ante alguien que sabe de cante, recordando siempre a los viejos y sus dichos. Su cante, de voz natural y grave, navega entre Caracol, a quien profesa devoción cantaora, y Pepe Pinto, al que considera, incluso, anterior en profundidad que la Niña de los Peines y Tomás, esposa y cuñado de aquel, respectivamente. Sus conversaciones y conferencias son abundantes en contenido, densas en referencias, puntuales en datos y ricas en matizaciones.

Antonio Gallegos, grabó junto a Enrique Morente la misa agnóstica en Madrid, compartiendo documental con el cantaor Guadiana y bajo la producción de Paco Espínola. Eran temporadas en las que el trabajo lo encontraba por la corte, donde lloró con lágrimas amargas la muerte de Rogelio 'el de Montefrío', compañero inseparable del vagón de lo jondo. Antonio lleva años llorando a los flamencos, a sus antecesores y a aquellos a los que ha amparado: Charico. Porque lleva el cante y a los cantaores granadinos cobijados en su invernal abrigo de pana. Gallegos siente a los flamencos de Granada como Curro Albayzín a los del Sacromonte.

Cree firmemente que el flamenco se hizo en las ciudades, en los barrios de las grandes urbes y no en el campo. Siendo su procedencia Capileira merece consideración su posicionamiento. Un día, animado por los socios y la junta directiva, y ya fuera de toda responsabilidad en La Platería, dio un recital con la guitarra de Paco Cortés.

Recuerdo una toná que hizo de pie y cómo le temblaban las piernas. Este trepador por las ramas del árbol del cante, este luchador infatigable en la dialéctica del cante y la palabra, este poeta de ritmos populares, este buscador noctámbulo de la elipse del grito siente tanto respeto por el cante que se echa a temblar cuando ha de hacerlo en público.

Es tan frecuente verlo en las tertulias y reuniones de cabales como en los bares flamencos de ambiente universitario, rodeado siempre de curiosos que acuden a él en busca de la anécdota fresca y el dato preciso. Un día lo encontré por la calle, me miró y siguió hacia delante como si no me conociera. Al darme la vuelta, me dí cuenta de que iba tarareando alguna copla. Reconocí ese despiste en mí mismo, y en todos los grandes aficionados que conozco y continué mi camino sonriendo y musitando entre dientes: "Ahí va otro enfermo del flamenco".

"Ahora hay gente que fusiona el flamenco y no sabe ni lo que hace"

LEO RAMA
El cantaor colabora en las 'Noches flamencas' de Planta Baja, que empezará este próximo jueves

Supo trascender las barreras de lo puro, incluyendo sonidos foráneos al flamenco que siempre ha caracterizado a su estirpe. La familia Habichuela siempre han estado un nivel por encima y Pepe Luis Carmona no quiere dar un paso atrás. Se embarca ahora en las Noches flamencas de Planta Baja para reivindicar lo jondo al compás del rock. Jota, Antonio Arias, Juan Habichuela y el propio Pepe Luis abrirán la veda el próximo 4 de octubre.

-¿Es más fácil que un flamenco escuche rock o que un rockero escuche flamenco?

-Actualmente, ambas cosas son fáciles. Los jóvenes flamencos hemos fusionado siempre. Y gente como Enrique Morente o José Mercé han hecho cosas con el rock. El flamenco ha evolucionado mucho, guardando siempre sus cánones y su estilo. Pero nosotros escuchamos todo tipos de música.

-¿Quién cree que puede tomar el relevo de Enrique Morente?

-No lo va a tomar nadie. Se murió Camarón y nos quedamos sin relevo. Enrique tampoco tendrá sucesión. Eran maestros. Pero es que no se apoya el flamenco lo suficiente como para que llame la atención alguien. Las grandes discográficas no tienen a flamencos en sus filas. Hay mucho talento, pero no los puedes ver ni escuchar.

-¿El futuro del flamenco pasa por la fusión con otras músicas?

-No, nunca. Se pierde el público porque no se sabe enfocar el producto. Yo soy cantaor puro y duro, aunque tengo un disco que es más rockero que el de muchos rockeros, pero mis canciones parten del cante jondo. Enrique hizo el Omega basándose en la música de Lagartija Nick, no al revés. Los flamencos somos gente versátil y nos gusta acercarnos a otros estilos. Le pasa lo mismo a los rockeros.

-¿Usted entiende que los puristas estén en contra de estas fusiones?

-La pureza está en el alma. Cuando demuestren que esas fusiones no salen del corazón, entonces los consideraré puristas. Muchos no saben ni lo que dicen.

-¿Qué impresión le causó la primera escucha del 'Omega' de Lagartija Nick y Enrique Morente?

-Lo tuve que escuchar varias veces, la verdad. Es un disco muy complicado. Luego me dio muy buena impresión. Fue una creación muy propia de Enrique. Era un creador.

-Hace unos meses Lagartija Nick y Los Planetas formaron Los Evangelistas para homenajear a Morente. ¿Le ha gustado?

-Sé que está mal por mi parte, pero aún no he tenido tiempo de escucharlo. Me han dicho que es algo muy bonito. Yo conozco a Jota y a Antonio Arias, y son músicos que hacen las cosas desde el fondo del corazón.

-¿Y qué opinión tiene de los grupos de flamenquito, tan de moda últimamente?

-No quiero que se ofendan, pero no los he escuchado mucho. Yo fundé La Barbería del Sur, pioneros del flamenco fusionado junto a Ketama y Pata Negra. Traspasó barreras porque éramos gitanos que escuchaban a Jimmy Hendrix o Eric Clapton. Pero no fuimos comerciales. Ahora hay gente que fusiona el flamenco y no sabe ni lo que hace.

-¿Qué les pasa a los Habichuela? Parece una familia superdotada.

-Somos gente entregada a lo que hacemos porque hemos vivido del flamenco toda la vida. Mi padre, Luis Habichuela, con siete años ya cantaba con Lola Flores y Manolo Caracol. Hemos trabajado con los más grandes. Y mi familia ha aportado muchas cosas al flamenco. Siempre desde la humildad.

-¿Y cuál es el fin que persiguen las Noches flamencas?


-Espero muchas cosas de esto. No olvidemos que el flamenco no tiene un festival en Granada, salvo el Festival de Música y Danza, al que también va la música de cámara. Pero no tiene más nada. En Sevilla hay una bienal exclusiva para el flamenco, en Córdoba está el Festival de la Guitarra... Aquí se deja a un lado al flamenco. En las Noches flamencas estará el Capullo de Jerez, Montse Cortés, la Tana o Pepe Habichuela. A lo largo de un año vamos a contar con figuras de gran relevancia en una ciudad que ha dado mucho. Esto en Granada no se ha hecho nunca. Solo se da flamenco para guiris, y ya está bien. Lo que vamos a hacer en las Noches flamencas no es una fusión. Ya no hace falta fusionar la música, lo necesario es mezclar el público.

-La Barbería del Sur fue un proyecto pionero. ¿Se plantea emprender algo así actualmente?

-Eso ya corresponde al pasado. Ahora mismo estoy preparando mi segundo disco en solitario. Saldrá en febrero y cuenta con colaboraciones muy buenas como la de Tomatito o Antonio Carmona. Últimamente estoy muy cantaor.

-Usted ha recorrido el mundo entero gracias a la música. ¿Ha sido positivo para el mundo gitano salir del cuartillo?
-Por supuesto. No solo al mundo gitano, al flamenco en general. Por eso muchas veces los puristas no saben lo que dicen. Si tú no sacas el flamenco de la taberna, solo lo van a conocer los borrachos y la gente que va a comerse un puchero. Nuestra cultura crecerá y se respetará si se pone en los teatros de las grandes ciudades. El flamenco es un capítulo a parte de la música que no se merece estar enclaustrado.

-El flamenco tiene muchos prejuicios...

-Creo que eso solo es aquí. En Madrid hay una cultura alucinante, al igual que en Sevilla o Córdoba. Los promotores en Granada solo se preocupan de traer a sus artistas. No hay casi nada.

Estrella en la encrucijada

Después de dos años de duelo por la muerte de su padre, Estrella Morente lanza un disco dividida entre la responsabilidad y el vértigo de volar sola.

La imagen es poderosa, hipnótica, sobrecogedora. Quienes la han visto, que no son pocos, dado que abrió los informativos aún no hace dos años, no la olvidan. Una hermosa mujer de riguroso luto y tez palidísimarompe el silencio de un velatorio multitudinario y se arranca a cantar respondiendo a ella sabrá qué resorte interno. Empieza en sordina y va subiendo en tono y desgarro antes de vencerse, rota, sobre un féretro sepultado de flores. Lo que cantaba la doliente era la Habanera imposible, de Carlos Cano, pero no se ha oído saeta más sentida ni lamento más hondo. La cantaora Estrella Morente Carbonell se despedía así de su padre, padrino y maestro, Enrique Morente, la última leyenda del flamenco, fallecido sorpresivamente, a los 67 años, 10 días después de una operación de cáncer de esófago realizada por el doctor Enrique Moreno, otra leyenda en su oficio, al que la familia ya habíadenunciado por presunta negligencia. Quienes vieron y oyeron entonces cantar a Estrella opinan que nunca fue más bella la estampa y el sonido del dolor, el desamparo y la pérdida.

Aquella aparición demacrada y dolorida es hoy esta lozana chica de 32 años que llega desde su casa de Málaga a los ensayos de su concierto en los Jardines de Sabatini de Madrid con la cara lavada, pantalón y camiseta de batalla, y un borsalino domándole la melena oscura entreverada de hebras claras. A su lado, el torero Javier Conde, su marido y padre de sus dos hijos, de siete y cinco años. Una presencia cortés que oirá, verá y callará la mayor parte del tiempo, pero al que se ve siempre al quite, como en el ruedo, para echarle un capote a su mujer, a la que no perderá de vista en todo el tiempo que estemos con ella esta noche, en este recital con las localidades agotadas, y mañana, en una intensa jornada de entrevista y fotos en el Museo del Traje de Madrid.

Se supone que es una ocasión dichosa. Después de 20 meses de silencio más allá de algún recital esporádico, Estrella vuelve a escena con un “tesoro”. Autorretrato, el disco concebido y producido por su padre para ella antes de que le sorprendiera la muerte con el trabajo a medias. Una joya en la que algunos ilustres colegas de Morente –aristócratas de la música desde Michael Nyman y Path Metheny hasta Paco de Lucía y Manolo Sanlúcar– se han volcado, antes y después, para arropar a la hija del maestro. El trabajo, que ve la luz después de meses estancado por el luto de Estrella –vaivenes, retrasos y plantones incluidos–, es el último de la larga serie de tributos y desvelos que Morente padre consagró a la carrera de su primogénita desde que, a los 16 años, la niña de sus ojos lograra salirse con la suya a base de tozudez y talento y obtuviera su bendición para dejar el colegio y dedicarse profesionalmente al cante.

Así que Estrella está de estreno. Todavía se oyen los aplausos con los que anoche la despidió el público de Madrid cuando se dispone a conceder la primera –esta– de las entrevistas de promoción del disco. Se la supondría, si no feliz, por lo menos satisfecha. Pero no. Pese a su actitud cariñosa, un aura de tristeza, euforia, rabia y desolación –todo junto y a la vez– impregna el encuentro. Unas horas en las que veremos a Estrella sucesivamente serena y ansiosa, locuaz y callada, intensa y ausente, llorando sin lágrimas y riéndose de sí misma a carcajadas quizá un poco demasiado estentóreas. Una montaña rusa emocional en la que es la primera en reconocer que vive. Lo dice ella, arrebatada, cuando siente que no se interpretan bien sus palabras. Sucede cuando se le pregunta si Estrella vuelve a brillar:

“Tengo mucho interés en no decir tonterías”, se sofoca, sucumbiendo a una especie de combustión íntima que la consume a ojos vista. “De estrella solo tengo el nombre. No aguanto a los divinos ni a los tontos, y no tolero que me confundan. Estoy en un momento muy delicado y me presento en carne viva, limpia, desnuda, pura. Sé que estoy viva porque respiro, pero ahora mismo soy un corcho que va flotando por encima del aceite. ¿Tú sabes el riesgo que hay de que se transmita la imagen de alguien materialista o ambicioso que aprovecha la pérdida para sacar el disco? Este trabajo es un acto de justicia, con mi padre y con el flamenco. Vuelvo por él, por los míos, porque tengo que volver, porque voy a llegar a los 40 sin sacar un disco. Pero no tengo ilusión ninguna”, suelta delante de las responsables de marketing y comunicación de su discográfica, cuyas caras, como las de todos los presentes, se debaten entre la perplejidad y la compasión ante una persona que, es evidente, sangra a chorro por sus heridas.

"Decir eso en plena promoción es de una sinceridad suicida. Pero es verdad. Sé que si logro pasar esto, el próximo disco sí me la hará. Pero hoy no tengo ganas ni fuerzas porque veo el final, la despedida de mi padre. Este disco era nuestro trabajo candente, nuestra forma de comunicarnos, nuestra motivación día a día. Cuando se fue, he visto que no puedo vivir sin él. He tenido que coger mucho aire y tragar mucho para llevar ese barco perdido a puerto y convertir la desolación en arte. Entonces, no te voy a mentir. Tengo interés en llevar este proyecto donde merece por estar producido por mi padre y por la herencia que me dejó de ser cantaora flamenca. Nada más".

¿Ha cambiado el duelo su cante? A todos se nos mueren los padres, es ley de vida. Pero este caso ha sido tan distinto, tan trágico, tan cruel, tan injusto, que no lo puedo ver como natural, y eso me tiene desorientada, perdida, ida. Como quieras describirme está bien: como me ves, estoy.


“Me importa tener un respeto y un sitio en mi arte, 
pero el día de mañana. 
Ahora necesito fuerza e ilusión para continuar”.

Si está tocando fondo, solo puede ir hacia arriba. Es que yo he estado en lo más alto, y no puede haber nadie más grande que yo. Ni la más guapa, ni la más moderna, ni la más brillante, ni la más sublime, porque yo ya lo he tenido todo, he sido la mujer más feliz del mundo y no voy a encontrar nunca más felicidad de la que ya he tenido.

¿Por qué se niega esa posibilidad? Tiene 32 años, dos hijos, le queda todo por vivir. Porque siempre me faltará algo. Esa posibilidad se la doy a los demás. A mis hijos, a los que no les diría nunca lo que te estoy contando. Pero lo que te digo es la plata.

¿Ha pedido ayuda psicológica para superar el duelo? He hablado con Luis Rojas Marcos, que era amigo de mi padre, pero no creo que haya ayuda para esto. Es cuestión de sentido común y autodominio. Yo aún no lo he logrado, estoy en ello.

A lo mejor es que se ha autoimpuesto el listón de su padre, y se le antoja muy alto. Mucho, y no puedo, no llego. Mi camino tiene que ir hacia ahí, ese es mi objetivo, y hasta que no llegue… Siempre he sido muy inconstante y muy indisciplinada, como los ríos, pero ahora me falta mi norte y mi guía. Me he quedado atrapada en el tiempo, estoy en choque, en crisis existencial, a la búsqueda de mi camino, y voy a tientas.

Impresiona escuchar todo esto en boca de la mujer que tengo enfrente. Y no por la naturalidad con la que se abre en canal delante de una desconocida. No solo por eso. Si a cara lavada su rostro impone –esos ojos tristes, esos pómulos altivos, esa nariz aquilina–, maquillado por David Bello, el profesional que ha solicitado expresamente –“es amigo, y estoy muy blanda para abandonarme a otro”–, es un imán para quien tenga ojos en la cara. Estrella es, más que guapa, bella. Con una hermosura que le sale de dentro afuera impulsada por la armonía entre un cutis perfecto y una exquisita calavera. Un festín de ángulos para la cámara de Outumuro, el gran fotógrafo que la retrata, sobre el que Estrella se ha informado, y al que se dirige como “maestro” con el mismo respeto reverencial, como de otra época, con el que se dirigía ayer a sus músicos –todos hombres y todos de su familia– en su recital madrileño. Ni siquiera los kilos que ha ganado –“he usado una 36, pero no soy esclava de nada ni nadie, y mucho menos de una talla”– le restan poderío a la presencia de esta artista cuyo virtuosismo, aplomo y madurez, al menos aparente, sorprendieron a tantos cuando irrumpió en escena siendo una adolescente.

Estrella, lo dicen quienes la conocen, siempre ha sido especial, excesiva, intensa. Para lo bueno, y para lo no tanto. “Lo que le pasa a esta niña es que le duelen los instintos”, dicen que le dijo Enrique Morente a su esposa, la bailaora Aurora Carbonell, La Pelota, una vez que, de chiquilla, se quejaba de dolor de tripa. “Probablemente, se refería a los intestinos, pero dijo los instintos, y la clavó. Así era Enrique. Un sabio sin más títulos ni ínfulas que su talento natural. Un genio salvaje y sublime”, dice quien cuenta la anécdota. Un amigo de la familia que, como otras personas consultadas para este retrato, prefiere no ser identificado por respeto a la memoria del “mito”.

Si Enrique Morente (Granada, 1942) ya era idolatrado en vida por una legión de seguidores, después de su inesperada muerte es intocable. Considerado el máximo innovador en la historia del flamenco, Morente fue un artista autodidacta que logró el rendido respeto no solo de los aficionados, sino de la crema de la intelectualidad internacional, con su singular visión del cante y su personalísimo acercamiento a otras músicas del mundo como el rock o el jazz. Genio, mito, maestro, leyenda… dios, son algunos de los apelativos que le han dedicado los medios, en una muestra del culto a la personalidad que suele tributarse a los que destacan en oficios relacionados con las emociones, como el arte, el deporte o los toros. No consta que el aludido repudiara las lisonjas. Dicen que se reía de su sombra, pero también que tenía su amor propio y su pizca de orgullo. Desde luego, el suficiente para llamar Estrella a su primogénita.
“Vamos hacia un país sin arte y sin aspirinas.
 Se nos ha olvidado plantar tomates, y así nos va"

La niña Morente creció entre Madrid, de donde es la familia de su madre –gitanos de El Rastro, dedicados al comercio y la música: su abuelo, Montoyita, fue el guitarrista de Lola Flores–, y Granada, la tierra de su padre, a la que el patriarca decidió llevar a su prole para ahorrarles el agobio de la capital. “En Madrid iba a un colegio pijo de Puerta de Hierro que no me aportaba nada, pero en Granada, mi padre nos hizo el favor de no llevarnos a un centro trilingüe, sino al Ave María, un paraíso a la vera del Sacromonte y la Alhambra donde nos enseñaban naturales mirando a las estrellas, el río y los árboles, y donde almorzábamos una torta de tomate de la Mari, una gitana que las vendía en una cueva, en vez de un donut”. Mientras los niños aprendían del natural –después de Estrella llegaron Soleá y Enrique chico, Kiki–, el padre iba y venía por el globo. “No necesitaba más de lo que tenía. Era la época de Misa flamenca y Omega. Por mi casa pasaba gente que movía el mundo: Carlos Saura, José Sacristán, Path Metheny. Pero, ya sabes, a partir de octavo empecé con la tontería, lo suspendí todo y mi cabeza empezó a querer cantar en la peña de La Platería. Cuando, a los 14 o 15 años, acompañé a mi padre a un concierto en Formigal, con aquel público tan variopinto, que lo mismo veías a un ejecutivo de traje, que a un patriarca gitano, que a un rockero con cresta, me quedé loca, me planté delante de él y le dije: ‘Como tú comprenderás, no vuelvo al colegio ni muerta, quiero hacer esto toda la vida’. Y, mira, aquí me tienes”.

Morente padre aún se resistió un tiempo –“me puso como condición aprobarlo todo. Mandó a José Antonio, un amigo suyo matemático, a darme clases, pero lo más que aprendí fue a hacer salmorejo”– hasta que, persuadido a partes iguales por el talento, la cabezonería y ciertas peligrosas rebeldías de la niña, que se tomaba quizá demasiado a rajatabla para su edad la libertad que se respiraba en casa, claudicó y le dio el visto bueno para cantar en los escenarios. Desde entonces, y hasta el día de su muerte, Morente se erigió en el cerebro, el avalista y, también, el escudo protector de la carrera de su hija. Una artista cuya calidad tapó desde el principio todas las bocas que pudieran tacharla de niña de papá. “Era como una aparición”, recuerda alguien que la sigue desde el principio. “Una voz maravillosa envuelta en una presencia arrebatadora. Con 16 años parecía una diva que llevara toda la vida sobre las tablas”. Esa diva niña es hoy esta mujer que, a los 32, dice hallarse en la mayor encrucijada de su vida.

¿Por qué empezó a cantar y por qué sigue cantando? El cante es algo que se lleva tan dentro que no puedes plantearte la idea de dejarlo. Puedes no actuar, no sacar discos, pero el cante nace con uno. Mi padre decía que cantaba porque lo parió su madre mirando a la Torre de la Vela. Y yo canto porque cantaba mi padre, porque cantaba mi abuela Encarna, que era de esas voces que cuentan las historias de la vida sin más misterio que el sentimiento. Si a algo pertenezco es a ese sentimiento flamenco.

Pero el talento no se hereda, ¿o sí? Para nosotros era tan normal cantar y bailar en casa que yo no me planteaba si era buena o mala. Era mi modo de celebrar un bautizo, una comunión, mi forma de comunicarme. Me decían que se les erizaba la piel al oírme. Sentir esa comunión era y sigue siendo mi motivo y mi recompensa.

Desde el principio adoptó una estética clásica. Se casó, con un torero, a los 21 años. Tiene 32 y ya es madre de dos hijos. ¿No cree que siempre ha parecido mayor de lo que es? Sí, siempre he sido una viejecilla, incluso físicamente, ¿verdad? Me da igual. Me casé cuando encontré a mi hombre. Javier es una persona especial, pura, tocada por la luz, uno de los mayores artistas del siglo XXI. Ha sido mi salvación. Ha sido él quien ha alzado la voz para hacerle justicia a alguien que levantó tantas veces la voz ante las injusticias del mundo. Lo más difícil es llevar todo esto a la espalda y no convertirte en un ser terrorífico y vengativo. No quiero quedarme sin ilusión y sin justicia.

Javier Conde, que asiste a la charla sin perder ripio desde un rincón, se ausenta un minuto, pudoroso, cuando escucha a su mujer referirse a él. Lleva todo el día colgado del móvil, atendiendo, dice en un aparte, a los medios que le llaman para recabar su opinión sobre la última incidencia del caso Morente-Moreno. Fue él, en efecto, quien acudió a denunciar en los juzgados al cirujano Enrique Moreno, premio Príncipe de Asturias 1999, y a su equipo. Es Conde quien se ha erigido en el patriarca de la familia acompañando a su suegra, Aurora Carbonell, en el procedimiento que investiga las circunstancias de la muerte del cantaor, y que se halla en fase de instrucción en un juzgado de Madrid. Mientras Moreno no ha hablado en público sino para expresar su respeto al dolor de los deudos, Conde no desaprovecha ningún altavoz para insistir en la versión de la familia. Ni Javier, ni Aurora, ni Estrella aceptan como natural la muerte de Morente. El hecho de que el cantaor ingresara en el hospital en plena forma artística –días antes actuó en el Museo Reina Sofía– y, aparentemente, física, no hace sino reforzar su idea. “Le han robado el abuelo a mis hijos, y eso me perturba, porque lo que Enrique podía enseñarles a mis niños jugando con ellos no se lo va a enseñar nadie”, dice Conde, y de ahí no lo sacas.

Quienes les conocen señalan que todos los Morente –esposa e hijos– están destrozados. Pero quizá sea Estrella, en su calidad de hija mayor, heredera de su legado artístico y –también– sostén económico del clan, la que más presiones soporta. “Ahí donde la ves, tan mujerona, es una niña”, dice un íntimo. “Se desvela llorando. No quiere hacer nada. Canta por su padre, por responsabilidad, por compromiso, y porque por unas cosas y otras lleva años fuera del circuito y siente que debe recuperar su sitio”.

El aire de luto flota un año largo después de la muerte del maestro incluso en lo que se supone que es una fiesta: el concierto de Estrella en Madrid. Hace una noche deliciosa, el Palacio Real luce espléndido de fondo, y no hay ni un asiento libre en la platea. La trastienda del escenario es un ir y venir de gente queriendo besar a Estrella. Han venido los tíos y primos de Madrid con sus mujeres y sus niños. Varias generaciones de los Carbonell, orgullosos gitanos de Cascorro, vestidos de punta en blanco para oír cantar a la prima. Llega su tía La Globo, que tantas veces le toca las palmas, y le regala unos pendientes. También está Curro Conde, hermano de Javier, la persona que le lleva la agenda. Por ahí anda su hermana Soleá, una belleza como ella, algo más moderna y descarada, licenciada en Filología, que empieza su carrera como actriz y cantante. Sus tíos Montoyita y Antonio Carbonell, su primo Monti y su hermano Kiki, que le van a tocar y hacer los coros, afinan y charlan mientras que la niña acaba de vestirse y maquillarse, sola, en alguna parte. De repente aparece Estrella –levita de raya diplomática, malla negra, camisa blanca– y se cortan las conversaciones. Aquí, en ausencia de su padre, ella es la jefa. O debería.

Una jefa que se ha quedado sin director general, y que es a la vez mujer y hermana y sobrina y prima de sus colaboradores en un mundo tradicionalmente masculino. Una jefa que pide permiso, aunque sea retórico, a sus mayores para incluir un tema u otro en el repertorio. Que ve a su hermano y corre a atusarle las greñas para que esté guapo en escena. La hija prodigio que enamoró al mundo bajo el manto protector de su padre y a la que le toca volar sola.

Ese es, quizá, su reto pendiente. La encrucijada de la que habla. Decidir por ella misma. Creérselo. Elegir a su equipo. Tomar efectivamente el mando. “Estrella es grande, pero solo será enorme cuando sea libre”, opina una persona muy cercana, que expresa el sentir de un grupo de amigos y admiradores de los Morente que deploran el hecho de que, últimamente, el apellido figure más en “las páginas de tribunales que en las de cultura”, y se atreven a sugerir a sus deudos que separen el “legítimo” pleito judicial de la “memoria del padre y el presente y el futuro de la hija”. “Estrella tiene varios frentes”, opina uno. “Decidir qué tipo de artista quiere ser: si flamenca o folclórica; la línea es fina, y a veces la roza. Y librarse de ciertas servidumbres que, por queridas que le sean, no la dejan crecer”.

En el Museo del Traje, Estrella acata las indicaciones del maestro Outumuro. “Hay que arriesgar, hay que ser valiente, como mi padre”, dice, animosa, la misma mujer que se declara sin ilusión por nada. Coherente en sus contradicciones. Así es la Estrella que presenta Autorretrato. Un gran disco cuya foto de portada –ella, peinada y maquillada con ese aire entre virgen dolorosa y morena de la copla tan de su gusto, se contempla en el espejo bajo la amorosa mirada de su padre– es toda una declaración de principios: Morente vela por Morente.

Dicen que Estrella se parece cada vez más a su padre, y debe de ser cierto porque la doliente que no ha superado el duelo, la hija mayor que siente que tiene que tirar del carro, la huérfana de padre, padrino y maestro que teme decir tonterías por no empañar su memoria, suelta sentencias como dicen que soltaba el viejo. “Vamos hacia un país sin arte y sin aspirinas”, “Se nos ha olvidado plantar tomates, y así nos va”. “Me importa tener un respeto y un sitio en mi arte, pero el día de mañana. Ahora necesito fuerza e ilusión para continuar”.

Antes se sofocó cuando le pregunté si vuelve a brillar. ¿Cómo está, entonces, Estrella? Las únicas estrellas están en el cielo.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Los tiempos de La Moneta

Fuente: diariodesevilla.es 27/09/2012
La bailaora granadina presenta en el Central 'La Moneta paso a paso'.

"La potencia sin control no vale de nada", opina Fuensanta La Moneta (Granada, 1984) sobre el poso que han dejado en su vigoroso zapateado años sobre el escenario y años, también, de investigación y estudio sobre la tradición flamenca del baile y su necesario diálogo con otras disciplinas. Porque se siente, pese a su gozosa juventud, más madura, con la responsabilidad de quien dirige una compañía propia, la granadina ha querido titular el espectáculo que estrena esta noche en la Bienal -en el Teatro Central a las 23:00- La Moneta paso a paso, acaso un alegato sobre el tiempo necesario que exige cada nuevo proyecto y también un recordatorio de las etapas que ha vivido hasta convertirse, hoy, en una de las bailaoras más sobresalientes de su generación.

Una travesía en la que destaca un nombre propio: Javier Latorre, artista invitado de esta propuesta. "Tocaba volver a tener esa relación con Javier... Menos mal que está retirado porque lo veo guerrillero", bromea sobre quien define como "el punto de inflexión en mi carrera", un tiempo en el que formó parte de los ballets flamencos creados por el coreógrafo para los espectáculos Triana, en el nombre de la Rosa y Rinconete y Cortadillo.

Inicialmente figuraba en el proyecto Antonio Canales, aunque, declaró Fuensanta, "no se han dado las circunstancias". Los que sí estarán arropando a la granadina en este estreno absoluto son Miguel Lavi, Antonio El Nitro, Jaime Heredia El Parrón, Juan Ángel Tirado y Juan José Amador, apoyados en la guitarra de Luis Mariano, la percusión de Cheyenne y las palmas del genial Bobote. Tiene ganas la joven de disfrutar el tiempo en el escenario y avisa: "Pienso recrearme en el cante, que los míos me saquen el bicho. Acostarme en el compás y ser libre de expresarme".

martes, 25 de septiembre de 2012

Viajar con guitarra en avión, un suplicio

Fuente: granadahoy.com 23/09/2012
JUAN PINILLA

Los guitarristas profesionales viven con auténtica preocupación el traslado aéreo a cualquier trabajo porque llevar el instrumento les obliga ya a pagar un asiento extra y un seguro para posibles desperfectos, que después no se cubren

Viajar con una guitarra artesanal se ha convertido en todo un suplicio para los numerosos guitarristas profesionales que se trasladan en avión a cualquier punto de la geografía. La crisis ha hecho que las compañías que antes permitían viajar con los instrumentos desistan de esta prerrogativa voluntaria y obliguen a pagar un dinero extra. Por su lado, las compañías aéreas low cost son todo un quebradero de cabeza por las complicaciones añadidas que presentan y cada vez hay más casos de denuncias por roturas parciales o totales de los instrumentos.

Una guitarra flamenca artesanal de las que construyen los mejores guitarreros granadinos, sin ir más lejos, tiene un valor que supera los 3.000 euros y, en muchas ocasiones, los 6.000. Es la materia prima del flamenco, la que hace posible que un cantaor pueda cantar y que una bailaora desgrane su coreografía apoyada en la música que brota de sus seis cuerdas. La universalización del flamenco ha permitido durante cinco décadas que los artistas viajen por el mundo entero con sus instrumentos al hombro.

En los años sesenta, setenta y ochenta, los guitarristas gozaban de ciertas comodidades a la hora de transportar sus guitarras dentro de los aviones. Las compañías aéreas, bastante más benevolentes que ahora, no ponían impedimentos a que una guitarra ocupara los compartimentos superiores del asiento de su dueño. Durante los 90, dadas las nuevas fórmulas para aumentar los ingresos de las compañías y sobre el pretexto del excesivo espacio que ocupa una guitarra en el lugar donde deben ir las maletas de mano, ya se exigía pagar un seguro especial por instrumento que, en la mayoría de los casos, no garantizaba ni garantiza, como veremos, absolutamente nada.

En la actualidad, compañías low cost como Ryanair no permiten viajar con la guitarra a no ser que se pague un extra-seat, es decir, un asiento de más para el instrumento, como si éste fuese otra persona. La crisis ha hecho que este requisito sea un punto complicado a la hora de contratar ya que las empresas que realizan espectáculos se encuentran con un gasto extra que antes no existía.

El guitarrista Alfredo Mesa acaba de regresar de Bruselas con su guitarra hecha añicos en la bodega de un avión Ryanair. La guitarra estaba asegurada y atendiendo a las indicaciones del mostrador de Ryanair en Málaga, enviaron una hoja de reclamación a Dublín (es la única opción que da esta empresa) explicando lo sucedido. La respuesta de la compañía aérea ha sido solicitar una factura de compra de la guitarra y puntualizar que, en última instancia, lo que pueden abonar es 9 euros por kilogramo de peso, es decir, si una guitarra con su estuche puede pesar entre 4 y 6 kilos, la compensación, en el mejor de los casos, no llegaría ni a 50 euros.

Hace unos cinco años, el guitarrista Luis Mariano volvía de Gerona en esta misma compañía. En el vuelo de ida, una generosa azafata, tras la explicación de lo costosa que es una guitarra y lo que un guitarrista la necesita para su trabajo, accedió a dejarlo pasar con ella, pero en el vuelo de vuelta no fue así. En la puerta de embarque dos trabajadoras de Ryanair le impidieron el paso y le obligaron a bajar de nuevo para facturar el instrumento. Durante la espera, Luis Mariano perdió el avión. La broma le salió muy cara ya que la compañía lo único que le pudo ofrecer ante sus quejas fue la famosa hoja de reclamación a Dublín y las "gracias por venir". El guitarrista tuvo que pagar un seguro para la guitarra, comprar un nuevo vuelo cinco veces más caro ya que lo hizo justo antes de volar y además, hasta Sevilla, con lo cual tuvo que alquilar un coche en el aeropuerto hispalense, para llegar hasta Granada.

Como estos dos, hay decenas de casos de conocidos guitarristas que han tenido problemas con sus guitarras y no han recibido ningún tipo de compensación, ni siquiera, contratando el famoso seguro. Las recomendaciones son siempre no viajar en compañías de low cost y, en caso de hacerlo por obligación, contratar un extra-seat con tiempo, de modo que la broma no cueste tan cara, de lo contrario, viajarán con la incertidumbre de no saber qué se van a encontrar cuando abran el estuche en tierra firme.

lunes, 24 de septiembre de 2012

El Planta Baja apuesta por el flamenco

Noches flamencas de Planta Baja

Planta Baja inicia con el nuevo curso un ciclo, Las Noches Flamencas de Planta Baja, que pretende dar cabida dentro de su programación a un género que hasta ahora solo había acogido de forma tangencial.

La sala, fiel a su compromiso con el público, se propone integrar dentro de su oferta una selección de artistas de primera fila dentro del flamenco, siempre atendiendo  a la calidad artística en un afán de distanciarse de otros productos que tienen más de marketing enfocado al consumidor ocasiona, al turista accidental o despistado, que de esencia flamenca.

Para ello cuenta con la colaboración de Pepe Luis Carmona Habichuela, miembro fundador de La Barbería del Sur y uno de los flamencos de más tronío del panorama local. Con su asesoramiento artístico, Planta Baja se plantea dar continuidad a un ciclo que se presentará el jueves 4 de octubre con una colaboración especial a cargo del propio Pepe Luis Carmona, que junto a Juan Habichuela Nieto, otro artista perteneciente a la más reputada estirpe granadina, y los insignes rockeros Jota, de los Planetas y el Grupo de Expertos Solynieve, y Antonio Arias, líder de Lagartija Nick, además de ex miembro de 091 y atífice junto a Jota del proyecto Los Evangelistas, ofrecerán una actuación única que servirá de pistoletazo de salida a un ciclo para el que ya están confirmadas las presencias de artistas de la talla de Capullo de Jerez, Montse Cortés, La Tana o Amalia Barbero Lya. 

Planta Baja invita a todos los aficionados al flamenco a hacer suya la sala y convertirla en un espacio en el que disfrutar de algunas de las mejores voces del género.

Programa:
Jueves 4 de octubre a las 21:00h
Concierto-presentación de Las Noches Flamencas de Planta Baja
JOTA PLANETAS
PEPE LUIS CARMONA HABICHUELA
ANTONIO ARIAS
JUAN HABICHUELA NIETO
Artista invitado: DELAPICA
Entrada única: 15€ (Anticipada en Discos Gran Vía, Discos Subterránea)

Domingo 14 de octubre a las 21:00h.
CAPULLO DE JEREZ
Anticipada: 15€ (Discos Gran Vía, Discos Subterránea)
Taquilla: 18€

Domingo 21 de octubre a las 21:00h.
MONTSE CORTÉS
Anticipada: 15€ (Discos Gran Vía, Discos Subterránea)
Taquilla: 18€


jueves, 20 de septiembre de 2012

Nace la Asociación 'Granada en Danza'

La Asociación “Granada en Danza”, nace como necesidad de institución sin ánimo de lucro en la búsqueda de la calidad educativa y artística de la danza, para dar respuesta a la actividad formativa y profesional que este ámbito genera continuamente en esta ciudad y que actualmente demandan sus jóvenes estudiantes y nuevos profesionales.

Granada en danza está abierta a bailarines, intérpretes, maestros de danza, coreógrafos, compañías de danza, directores de escena, productores, diseñadores, programadores, prensa especializada, alumnado de danza, instituciones públicas y/o privadas del sector formativo de la danza, y todo aquel interesado en el crecimiento de una profesión digna, reconocida y normalizada al criterio de todos.

Esta Asociación persigue potenciar y promocionar el talento de los estudiantes, y por tanto, tiene como objeto, contribuir al progreso, difusión, actualización y desarrollo del sector de la danza profesional en y desde Granada, estableciendo puentes entre los antiguos y actuales alumnos y alumnas del Conservatorio Profesional de Danza “Reina Sofía” de Granada, alumnado de escuelas privadas de danza, así como desde cualquiera de sus ámbitos relacionados. De esta manera se establecen líneas de colaboración y diálogo entre instituciones, escuelas, compañías y agentes culturales de todos aquellos que convivan en nuestra ciudad o decidan acercarse a ella.

web de la asociación
facebook

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El hilo iluminado de la memoria

Fuente: elmundo.es 19/09/2012
Manuel Martín Martín | Sevilla

XVII BIENAL DE FLAMENCO | Compañía Proyecto GR

La selección de bailes presentada por Manuel Liñán y Daniel Doña se incluye en la historia de la danza española y el flamenco, pero el modo de escenificarla responde a una necesidad pedagógica, a una herramienta para el aprendizaje de las etapas más representativas, desde los bailes de Candil del siglo XVIII al flamenco y la danza del siglo XXI.

Muy sugestiva ha sido, por tanto, la lección impartida por estos jóvenes granadinos que invitan a la comprensión evolutiva del género, sobre todo hasta el encuentro entre los bailarines boleros y los bailes gitanos andaluces, a mediados del siglo XIX en las Academias de Baile sevillanas.

El romance portuense es la obertura del primer movimiento, donde el vito, zorongo y verdial de ronda, dan distintos enfoques ante el pregón de Macandé o las seguidillas instrumentales.

El martinete de Juan el Pelao en la voz de Antonio Mairena abre el segundo movimiento, los cafés cantantes, donde la soleá apolá de Jesús Fernández ya se distancia de los bailes de palillos, por más que contrasten los boleros con los flamencos, que centran la atención en los romances con los ayes y el cierre de la caña a fin de acercar los matices, pasos, colocación y braceos de las diferentes formas dancísticas.

La época teatral, por su parte, se articula sobre las alegrías, el decálogo de Vicente Escudero, que hace hincapié en el baile hoy en desuso, el zapateado y los fandangos de Huelva, con lo que estamos antes unos bailes que aclaran el concepto bailaor-bailarín, pero todo planteado desde el pluralismo de dos jóvenes maestros que no entienden la danza con un tono único, sino con la tarea de guiar, de mostrar la más amplia gama de posibilidades y señalar las ventajas que de ellas ha obtenido el flamenco.

Cuando alcanzamos la cuarta secuencia, el 'Uno, dos y tres', de Benítez Carrasco y la canción del 'Aguinaldo', nos permitieron apreciar la labor coreográfica hoy día, pero también su contribución a la diferencia entre flamenco y danza española.

A partir de ahí, la compañía -magnífica, por cierto-, rebobina y justifica el título del montaje, con lo que marca un giro atrás a través de un sinóptico flashback donde se intercalan en el presente pasajes del pretérito trenzados de danza española y flamenco, hasta conformar esos incontaminados y hermosos lienzos y telas de raso, de múltiples texturas y con identidad propia, con los que se confeccionaron los tejidos de << Rew.

El hilo de la memoria estuvo, pues, perfectamente enredado en el ovillo del baile. Liñán y Doña tiraron de él con tal precisión y esfuerzo que no sólo ataviaron a las danzas para luego desnudar el alma que llevan dentro, sino que arrojaron luz sobre la historia del baile y sus patrones.

Ficha artística

Espectáculo: Estreno de << Rew, por la Compañía Proyecto GR
Dirección y coreografía: Manuel Liñán y Daniel Doña
Cante: Juan Debel 
Guitarra: Arcadio Marín
Baile: Elisa Suárez, Jesús Fernández, Estíbaliz Barroso, Jonathan Miró, Águeda García de Saavedra, Cristian Martín, Anabel Moreno, Hugo López, Lucía Guarnido y Adrián Santana
Lugar y fecha: Teatro Central (Sevilla) 18 de septiembre de 2012.

Artistas flamencos vuelven a volcarse con África esta noche en el Teatro Isabel la Católica

Fuente: 19/09/2012

martes, 18 de septiembre de 2012

Comienza el primer curso del programa 'Flamenco de Orilla a Orilla' en Algeciras

Fuente: sur.es 18/09/2012
Hasta el 27 de octubre se impatirá un ciclo formativo de capacitación profesional para gestores culturales especializados en flamenco

La directora del Instituto Andaluz del Flamenco de la Consejería de Cultura y Deporte, María de los Ángeles Carrasco; y el subdelegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Ángel Gavino, inauguraron ayer la primera de las actividades que forman parte del proyecto comunitario 'Flamenco de orilla a orilla', un acto en el que participaron algunos profesores de los cursos que ya se están impartiendo, así como el presidente de la Sociedad Algecireña del Cante Grande, José Luis Vargas.

Concretamente, se trata de un ciclo formativo que se prolongará hasta el 27 de octubre, y cuyo propósito principal consiste en la capacitación de futuros profesionales de la gestión cultural en torno al flamenco, así como en el intercambio de buenas prácticas entre profesionales de Marruecos y Andalucía poniendo de manifiesto los lazos culturales comunes entre los dos países, y cómo estos pueden beneficiar los flujos empresariales.

Este curso es el segundo que se pone en marcha, y se llevará a cabo en el centro de formación 'Punta Europa' de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo en Algeciras. Tratará sobre el flamenco desde diferentes perspectivas (historia, producción, gestión y management, técnica y motor cultural de sensibilización), con un aforo máximo de 15 participantes, a los que impartirán clases ocho profesores, siete ponentes y 14 artistas flamencos.
Además, dado el carácter eminentemente práctico de estos talleres, cada programa tendrá como actividad final la organización de un montaje de formato mediano.

En Marruecos se impartirán los otros dos cursos del año 2012, entre los meses de noviembre y diciembre. El contenido de estos seminarios se completará con conferencias ilustradas por expertos y artistas flamencos y con unas jornadas empresariales para favorecer el intercambio entre ambos países.

En Algeciras el programa de las conferencias tendrá lugar todos los viernes desde el 21 de septiembre hasta el 26 de octubre, ambos inclusive, en la Peña Sociedad del Cante Grande a las 21.30 horas. La primera, 'El Compás y las rítmicas palo a palo del flamenco' contará con los conferenciantes Faustino Núñez y Diego Carrasco; la del 28 septiembre 'La Evolución del baile flamenco a través de la danza clásica española y danza de vanguardia' correrá a cargo de Angelita Gómez y Pepe Marín; el 5 octubre, en la conferencia 'El cante: estilos, escuelas y comarcas cantaoras', estarán presentes José María Castaño y Rancapino; para el 12 octubre, en 'La evolución del arte Flamenco: desde la música preflamenca, folclor andaluz y latinoamericano pasando por el mestizaje y la mujer en el arte flamenco', estarán Miguelina Cabral y Tomasa Guerrero 'La Macanita'; el 19 de octubre en 'El flamenco en la historia como música de la vida' contará con José María Velázquez-Gaztelu y Carmen de la Jara; y en la del 26 octubre 2012, que se titula 'Desde el laúd árabe hasta la guitarra flamenca' la pronunciará José María Bandera.

'Flamenco de orilla a orilla', que supondrá una inversión de 1,4 millones en estos dos años (75% financiada por los Fondos Feder y el 25% restantes por recursos propios de la Junta, a través de la Consejería de Cultura y Deporte y la Consejería de Justicia e Interior), tiene como propósito la interculturalidad e internacionalización entre ambos territorios. Este programa contiene diferentes actividades como cursos de capacitación profesional; organización de jornadas empresariales; organización de espectáculos; colaboración en diseño y montaje de un espectáculo flamenco; organización de una Feria de Industrias culturales del flamenco; así como actividades de comunicación. La iniciativa se incluye en el Programa de Cooperación Transfonteriza España-Fronteras Exteriores (Poctefex) y cuenta con la colaboración de la Consejería de Justicia e Interior de la Junta, a través de la Dirección General de Coordinación de Políticas Migratorias, y de la Dirección Regional del Ministerio de Cultura de la región oriental del Reino de Marruecos.

El proyecto, que se desarrollará entre septiembre de 2012 y noviembre de 2013, ha comenzado con la puesta en marcha de ocho cursos de capacitación profesional -cuatro este año y otros cuatro el próximo. Durante la segunda fase del proyecto, se seleccionará a diez personas que hayan asistido a los talleres para participar en la producción de un espectáculo flamenco, esta vez de gran formato y con una mayor implicación desde la fase del diseño. Se busca poner en práctica los conocimientos aprendidos y adquirir experiencia en este ámbito laboral específico.

Para culminar el proyecto 'Flamenco de orilla a orilla' se organizarán dos ferias empresariales, una en Marruecos y otra en Andalucía, en la que participarán compañías andaluzas del sector y donde se pondrán en común las particularidades de la gestión cultural en ambos países. Ademas, esta iniciativa contempla la colaboración con Culturmil 2013. Así, el Instituto Andaluz del Flamenco y el consorcio del Milenio del Reino de Granada, instituciones que lideran sendos proyectos Poctefex con múltiples objetivos comunes, han firmado un convenio marco de colaboración para aunar esfuerzos y así enriquecer las actividades tanto de Culturmil 2013 (proyecto del Milenio del Reino de Granada) como de Flamenco de Orilla a Orilla.

"El flamenco se encuentra ahora en una etapa de universalización"

Fuente: IDEAL 18/09/2012

Artistas flamencos rinden homenaje a 'El Ruso'

Fuente: IDEAL 18/09/2012

Jardines de Zoraya, un rincón exclusivo

JORGE BUSTOS - crítico flamenco

En no pocas ocasiones, como aficionado, me han buscado amigos directos o amigos de mis amigos para preguntarme dónde se puede ver flamenco en Granada. “Que no sea para turistas”, añaden.

Normalmente, cuando coincide la época o el fin de semana indicado, es fácil proponerle un festival o un ciclo de recitales que se van sucediendo en el año.

El problema es cuando no tenemos ninguna de esas ofertas, cuando la estacionalidad impide que algún espectáculo de mínima calidad se anuncie para el día reclamado.

¿A dónde mandar a los demandantes? ¿Qué destino con un apropiado grado de confianza es el acertado?

Siempre nos queda el recurso de una cueva en el Sacromonte o algún dudoso tablao, con un alzamiento de hombros o una somera excusa por delante.

Porque está claro que la demanda de flamenco sigue aumentando y que el visitante cada vez está más preparado, sabe lo que busca y entiende cuando se le está ofreciendo verdad o se está cumpliendo para salir del paso.

La otra noche, de un día cualquiera, tuvimos la suerte de visitar los Jardines de Zoraya en el Albaicín. No sólo presenciamos el espectáculo, en su segundo pase, sino que cenamos en una de sus mesas frente al escenario. Y después tomamos una copita en los jardines.

Llegamos con algo de tiempo para no alterar demasiado a los actuantes con el servicio de mesa y pedimos genérico. Decir que comimos de maravilla es poco. Si fuera crítico gastronómico desplegaría un abanico de bondades para el paladar y el resto de los sentidos. Como no es el caso, tan sólo apuntaré mi incondicional satisfacción.

Alicia Morales e Iván Centenillo al cante; José Cortés ‘el Pirata’ a la guitarra; y Violeta Ruiz y José Cortés ‘el Indio’ al baile, ilustraron la noche de forma cercana y cómplice. Entre tangos, tanguillos, bulerías y alegrías (todos temas festeros, como es lógico, para animar un local) se desarrolló un concierto gracioso, ameno, entregado y, como dije en un principio, verdadero.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Colección de flamencos: Rafael Moreno

Fuente: granadahoy.com 16/09/2012

Por el taller de este guitarrero bohemio con aires de hidalgo han pasado tocadores de todos los estilos que, además de llevarse consigo un instrumento de diez, siempre disfrutan de buena charla con sabor a vino.

En su pedestal de humildad, entre las angostas calles que desembocan a San Matías, frente a una botica situada al sur del Palacio de los Condes de Gabia, rodeado de fotografías de amigos y compañeros de lo flamenco y lo humano, levita diariamente Rafael Moreno Rodríguez (Tánger, 1954, instalado en Granada desde los 6 años). Pasa los días trabajando auspiciado por el aura de una libertad a sí mismo otorgada, exento de manías y rituales, arropado por el polvo de toda una vida entre maderas, sus cotizadas guitarras, batas blancas de una pulcritud muy similar a la de su cante por soleá, lápices afilados con navaja, discos antiguos, carteles de época, un reloj que mide la humedad del aire para redimir a sus maderas de la sequedad de los días calurosos y una curiosa colección de vasos de vino con los nombres de los célebres personajes que por su taller han pasado y han bebido el caldo que siempre ofrece generosamente Rafael, como gran anfitrión.

Rafael Moreno evoca todos los días la oración del vino y del cante, en esa hora exacta en que el sol se coloca en perpendicular sobre los tejados del centro de Granada, y la conversación distendida acude benigna a su presencia como un rayo celestial.

Rafael es un célebre guitarrero (trabajó junto a Manuel Bellido, Antonio Marín y Antonio Durán, por lo tanto podemos considerarlo discípulo indirecto de Eduardo Ferrer), un no menos célebre flamenco (lo que llamamos un 'cabal') un célebre fumador de tabaco negro (a lo Jack Nicholson, Groucho Marx o Santiago Carrillo) y un célebre bebedor de vino (como los flamencos de época, que adoraban a Silverio y Chacón a la par que al dios Baco). Pero Rafael bebe el vino como si de un ritual de aromas y placeres se tratase, y lo comparte generosamente en el centro social improvisado que resulta su taller cada día.

Este bohemio de decir pausado, mira a los ojos cuando habla de flamenco, toca el alma con su mirada clara, sincera, afectuosa. Siempre comporta gesto de cantaor, gasta palabras de rapsoda y posee una imagen de pintor bohemio de finales del XIX. Su retrato psicológico y físico es algo así entre Dalí y Pepe Pinto, entre Mallarmé y Carlos Marx.

Rafael Moreno es como más flamenco que ninguno: no por su inefable cante por soleá si no por el espacio de inmensidad que abre ante el mismo cuando agacha la cabeza, cierra los ojos, marca el compás exacto en la mesa y se dice sus letras: "Al cante no lo molestes/ tócame mu despacito/ como Habichuela a Morente".

No entiende de números excesivos, de tercios alargados, de campeonatos de oxígeno, de maratones innecesarias... En su horizonte teórico se encuentra desterrada la palabra artista, porque no la entiende, porque no la quiere. Sólo comprende el buen gusto, el buen decir, las buenas formas, y se deja llevar por ellas hasta el amanecer de mañana o pasado mañana si hace falta.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Miguel Poveda en el Palacio de Congresos

Miguel Poveda estará hoy sábado, 15 de septiembre, en el Palacio de Congresos de Granada, presentando su último disco Artesano, a las 22:00 horas.

Miguel Ángel Poveda León, nacido en Barcelona (13 de febrero de 1973) y crecido en Badalona, empieza a cantar a los 15 años en el entorno de las peñas flamencas de Cataluña. En 1993 inicia su carrera como profesional, tras ganar cuatro premios: Premio Lámpara Minera (el más preciado del mundo flamenco) y tres premios más en las modalidades de La Soleá, La Cartagenera y La Malagueña en el entonces Festival Nacional del Cante de las Minas de La Unión (Murcia).

Ha participado en los principales festivales de música nacionales e internacionales, cantando en auditorios como el Odeón de París, el Liceo de Barcelona, el Teatro Real de Madrid, el Carnegie Hall y el LincolnCenter de Nueva York, el Wiener Koncerthaus de Viena, el Teatro Colón de Buenos Aires, el Auditorium Parco della Musica de Roma, el Sadler¿s Wells de Londres, el Maestranza de Sevilla.

Ha participado en diferentes películas, como actor en (La teta y la luna) de Bigas Luna, y en intervenciones musicales con Carlos Saura (Fados yFlamenco, Flamenco), o el francés Nicolas Klotz (La question humaine) y con Pedro Almodóvar en la banda sonora de (Los abrazos rotos). Su discografía, hasta hoy, la componen 8 discos además de arteSano, que haobtenido el Disco de Oro tan solo una semana después de su lanzamiento. El disco anterior, Coplas del querer, fue galardonado con varios 3 Premios de la Música y obtuvo el Disco de Oro y de Platino.

Es hijo adoptivo de Sevilla y sus provincias y en La Unión (Murcia) tiene una calle a su nombre.

A lo largo de su carrera ha sido galardonado con premios tan importantes como Premio Nacional de Música 2007, Premio Nacional de Cultura 2011 de Cataluña, Premio de la Cátedra de Flamencología de Jerez, Medalla a lasolidaridad por su concierto a Beneficio de la Fundación Andex y Medalla de Andalucía 2012.

Miguel Poveda regresa al cante flamenco con “ArteSano”. Tras el éxito cosechado con “Coplas del querer”, que llegó a ser Disco de Oro y Platino, presenta un álbum en el que une flamenco moderno y tradicional. Toca una amplia gama de estilos: desde las bulerías de Jerez y de Cádiz, a los fandangos por soleá, pasando por la seguiriya, los tientos, las mineras o las sevillanas.

Venta de entradas: http://www.ticktackticket.com/  y en el Corte Inglés.

jueves, 13 de septiembre de 2012

'Flamenco de Orilla a orilla' hará parada en Algeciras

Fuente: andaluciainformacion.es 12/09/2012

La directora del Instituto Andaluz del Flamenco de la Consejería de Cultura y Deporte, María de los Ángeles Carrasco; el director general de Coordinación de Políticas Migratorias de la Consejería de Justicia, Luis Vargas; el subdelegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Ángel Gavino, y el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, han presentado este miércoles en Algeciras el proyecto comunitario 'Flamenco de orilla a orilla', cuyo propósito principal consiste en la capacitación de futuros profesionales de la gestión cultural en torno al flamenco, así como en el intercambio de buenas prácticas entre profesionales de Marruecos y Andalucía poniendo de manifiesto los lazos culturales comunes entre los dos países, y cómo estos pueden beneficiar los flujos empresariales. Concretamente en esta localidad gaditana este ciclo formativo tendrá lugar del 17 de septiembre al 27 de octubre.

'Flamenco de orilla a orilla', que supondrá una inversión de 1,4 millones en estos dos años (75% financiada por los Fondos Feder y el 25% restantes por recursos propios de la Junta, a través de la Consejería de Cultura y Deporte y la Consejería de Justicia e Interior), tiene como propósito la interculturalidad e internacionalización entre ambos territorios. Este programa contiene diferentes actividades como cursos de capacitación profesional; organización de jornadas empresariales; organización de espectáculos; colaboración en diseño y montaje de un espectáculo flamenco; organización de una Feria de Industrias culturales del flamenco; así como actividades de comunicación. Esta iniciativa se incluye dentro del Programa de Cooperación Transfonteriza España-Fronteras Exteriores (Poctefex) y cuenta con la colaboración de la Consejería de Justicia e Interior de la Junta, a través de la Dirección General de Coordinación de Políticas Migratorias, y de la Dirección Regional del Ministerio de Cultura de la región oriental del Reino de Marruecos.

El proyecto, que se desarrollará entre septiembre de 2012 y noviembre de 2013, ha comenzado con la puesta en marcha de ocho cursos de capacitación profesional -cuatro este año y otros cuatro el próximo-, que tratarán sobre el flamenco desde diferentes perspectivas (historia, producción, gestión y management, técnica y motor cultural de sensibilización), y con un aforo máximo de 15 participantes, a los que impartirán clases ocho profesores, siete ponentes y 14 artistas flamencos. Además, dado el carácter eminentemente práctico de los talleres, cada programa uno tendrá como actividad final la organización de un montaje de formato mediano. El contenido de estos seminarios se completará con conferencias ilustradas por expertos y artistas flamencos como Matilde Coral y con unas jornadas empresariales para favorecer el intercambio entre ambos países.

En Algeciras el programa de las conferencias tendrá lugar todos los viernes desde el 21 de septiembre hasta el 26 de octubre, ambos inclusive, en la Peña Sociedad del Cante Grande a las 21.30 horas. La primera, 'El Compás y las rítmicas palo a palo del flamenco' contará con los conferenciantes Faustino Núñez y Diego Carrasco; la del 28 septiembre 'La Evolución del baile flamenco a través de la danza clásica española y danza de vanguardia' correrá a cargo de Angelita Gómez y Pepe Marín; el 5 octubre, en la conferencia 'El cante: estilos, escuelas y comarcas cantaoras', estarán presentes José María Castaño y Rancapino; para el 12 octubre, en 'La evolución del arte Flamenco: desde la música preflamenca, folclor andaluz y latinoamericano pasando por el mestizaje y la mujer en el arte flamenco', estarán Miguelina Cabral y Tomasa Guerrero 'La Macanita'; el 19 de octubre en 'El flamenco en la historia como música de la vida' contará con José María Velázquez-Gaztelu y Carmen de la Jara; y en la del 26 octubre 2012, que se titula 'Desde el laúd árabe hasta la guitarra flamenca' la pronunciará José María Bandera.

Este es el segundo de los cursos y se llevará a cabo en el centro de formación 'Punta Europa' de Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo en Algeciras, ya que el primero de los cursos comenzó en Sevilla del 3 de septiembre y continuará hasta el 13 de octubre del 17 de septiembre al 27 de octubre. En Marruecos se impartirán los otros dos cursos del año 2012, entre los meses de noviembre y diciembre.

Durante la segunda fase del proyecto, se seleccionará a diez personas que hayan asistido a los talleres para participar en la producción de un espectáculo flamenco, esta vez de gran formato y con una mayor implicación desde la fase del diseño. Se busca de este modo poner en práctica los conocimientos aprendidos y adquirir experiencia en este ámbito laboral específico.

Para culminar el proyecto 'Flamenco de orilla a orilla' se organizarán dos ferias empresariales, una en Marruecos y otra en Andalucía, en la que participarán compañías andaluzas del sector y donde se pondrán en común las particularidades de la gestión cultural en ambos países. Ademas, esta iniciativa contempla la colaboración con Culturmil 2013. Así, el Instituto Andaluz del Flamenco y el consorcio del Milenio del Reino de Granada, instituciones que lideran sendos proyectos Poctefex con múltiples objetivos comunes, han firmado un convenio marco de colaboración para aunar esfuerzos y así enriquecer las actividades tanto de Culturmil 2013 (proyecto del Milenio del Reino de Granada) como de Flamenco de Orilla a Orilla. La colaboración comprenderá la duración total de ambos proyectos y contará entre otros frutos con la organización conjunta de la Feria de Industrias Culturales del Flamenco en 2013, un potente foro de intercambio empresarial que culminará con un gran espectáculo flamenco en el Palacio de Carlos V.

La colaboración del Instituto Andaluz del Flamenco con Marruecos no es nueva, ya que, dentro del convenio suscrito anualmente con el Instituto Cervantes, desde 2009 se vienen desarrollando actividades relacionadas con la promoción del arte jondo en el país. Además, en marzo de 2011 se inauguró en Fez el primer Punto de Información de Flamenco (PIF) a escala internacional.

martes, 11 de septiembre de 2012

Josele de la Rosa nos habla de su primer disco

La idea de crear un disco da "respeto" ya que soy muy joven, llevo poquito en esto y me queda mucho si Dios quiere, pero no lo he grabado con intención de que sea el mejor disco del mundo, ni del mejor guitarrista. Simplemente quería plasmar mi primera música y mis primeras composiciones, en un disco que me sirva también como carta de presentación y promoción. El disco está grabado de una forma sencilla y clásica, es decir, sin demasiado acompañamiento y arreglos, simplemente unas palmas y una percusión... He plasmado las falsetas y música que normalmente toco en directo cuando acompaño al baile o al cante. 
 
Ante todo quería que sonara "caliente y flamenco", sin entrar en la perfección perfecta, si no, con sus "cositas". Me acompaña a las palmas y percusión Jose Cortes "El indio", Javi Mota (percusionista del Grupo Yenza) y Flombi, Ivan Centenillo y Chiricoco en los coros y una colaboración especial para mi, como es la guitarra de Lolo Casas, y el bajo de Jesus Piné.
 
Interpreto 8 temas y abro el disco con la granaína dedicada "A mi madre Esperanza" (Grabada en el disco de Jóvenes flamencos de Granada 2012 de Diputación de Granada), alegrías bajo el titulo "A la Isla" (dedicada a la Isla de San Fernando, Cadiz), 2 bulerías (una de ellas del guitarrista Juani de la Isla y la otra titulada "Liberia"), 2 tangos (uno de ellos recordando a "Graná" titulado "Tangos de los Maestros", con falsetas del maestro Juan Habichuela, y he versionado una zambra y La Estrella del maestro Enrique Morente. Y los otros titulados "La Chumbera", ya que cuando actué por primera vez como solista fué en el Teatro de La Chumbera y compuse unos tangos, y por eso le puse ese título). Hay una Taranta-Rumba titulada "Ojancano" y es del guitarrista Lolo Casas, excepto la intro que va en Taranta. Y por último he grabado unas breves variaciones por Malagueñas que suelo tocar para acompañar al cante, y se las dedico a mi pareja.
 
Con este disco intento darme a conocer un poquito mas, tocando sin mentira, lo que hay...

Lo presento en Cafe-teatro La tertulia (c/pintor lopez mezquita, junto gran capitan) el jueves 13 de septiembre a las 22h, con una entrada de 5€ que incluye consumición.
 
Será la primera presentación totalmente en solitario, para rodar el repertorio. Luego está previsto presentarlo en otros lugares de Granada, que espero que sea posible.

El palacete Quinta Alegre acoge el III memorial Manuel Cano


Fuente: granadadigital.com 11/09/2012
La presente edición, que se celebrará el 14 de septiembre, combina lírica y guitarra flamenca
Los jardines del palacete Quinta Alegre acogerán este viernes el III memorial Manuel Cano, ha informado la concejal de Comercio y presidenta del distrito Genil, María Francés. La presente edición, que se celebrará el día 14 a partir de la nueve de la noche, combina canciones para voz y guitarra flamenca.

Con esta cita se rinde homenaje al vecino y laureado exponente del flamenco para concierto, al tiempo que incansable investigador del folclore andaluz.

La velada de este año es diferente a las dos anteriores. Los organizadores se han marcado como objetivo que una edición no se parezca a la precedente y que se mantenga siempre alto el listón de la calidad. En esta ocasión se funden la lírica a través de la voz de la soprano Carmen García Segura y la guitarra flamenca de José Manuel Cano, hijo del célebre concertista. La intérprete Carmen García ha estudiado guitarra clásica y canto, carrera que continua en la actualidad, y es profesora en la escuela municipal de Música y Danza de Ogíjares.

Durante el concierto, cuya entrada es gratuita, podrán oírse canciones de García Lorca, Manuel de Falla, Ángel Barrios y Manuel Pareja Obregón, adaptadas musicalmente por José Manuel Cano.

Esta esperada y ya consolidada actividad es posible al concurso del Ayuntamiento de Granada, la apuesta cultural de las seis asociaciones de vecinos que integran el distrito Genil, la especial colaboración del hijo del homenajeado y el patrocinio de firmas privadas.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Marina Heredia estrenará en el Maestranza un recital de cantes clásicos

Fuente: diariovasco.com 09/09/2012

La cantaora Marina Heredia (Granada, 1980) estrenará el próximo lunes en el Teatro de la Maestranza, con motivo de la celebración de la bienal de flamenco en Sevilla, el espectáculo "A mi tiempo", un recital de cantes clásicos que contará con la colaboración de la cantante Mónica Naranjo.

En rueda de prensa, Heredia, considerada como una de las triunfadoras de la anterior bienal de flamenco, ha explicado que se ha inspirado en los cantaores que le han marcado en su trayectoria y mezclará alegrías, milongas y cuplés, entre otros palos.

Manolo Caracol, Enrique Morente, José Monje Cruz 'Camarón de la Isla', 'Chocolate' y 'La Paquera', son algunos de los cantaores de "cabecera" de Marina Heredia y en los que se ha inspirado para el espectáculo "A mi tiempo", que es un avance de su próximo disco.

Contará con la colaboración especial de la cantante Mónica Naranjo, a la que le une una amistad personal, así como con el coro de Luis Rivera, de los carnavales de Cádiz.

También ha hecho hoy la presentación de su espectáculo ante los medios de comunicación el bailaor Israel Galván (Sevilla, 1973), quien mañana lleva al Centro Andaluz de Teatro el espectáculo "Solo", en el que baila sin música unos cuarenta y cinco minutos.

Es un espectáculo de carácter intimista en el que aborda la relación entre el bailaor y el silencio y, por tanto, está concebido como una reflexión suya a través de distintos estadios del baile.

Por último, la bailaora Ana Morales ha presentado su espectáculo "ReciclArte", vanguardista y minimalista, que llevará el próximo lunes al Monasterio de la Cartuja, otro de los recintos que acoge en esta edición a la bienal de flamenco.

Ana Morales ha dicho que se trata de una obra muy "especial y peculiar" en todos los aspectos y traslada la cultura del reciclaje y la transformación al flamenco.

sábado, 8 de septiembre de 2012

En el Camino

JORGE FERNÁNDEZ BUSTOS
CRÍTICA

II Festival de las Cuevas - Noches flamencas en el Sacromonte

Iván Vargas Yo mismo

Músicos: Iván Vargas, Alba Heredia, Estela Rubio, Rocío Vargas, Sandra Córdoba (baile); Juan Ángel Tirado y Rafi Heredia (cante); Pepe Maya ‘Marote’ (guitarra).
Lugar: Museo-Cuevas del Sacromonte. 
Aforo: casi lleno. 
Fecha: 8 de septiembre de 2012

Comienza la noche con un cante de labor a través de la garganta cada vez más segura de Rafi Heredia que desemboca en seguiriyas que baila como sabe Estela Rubio para dar paso a Iván Vargas, el protagonista de la noche, que parece algo más desganado que cuando representó esta misma función en el mes de julio. De hecho, el espectáculo sufrió una reducción considerable.

El bailaor sacromontano va manteniendo su herencia y los dejes del Camino. Su rotundidad y desplantes tanto convencen como demuestran ser un producto para foráneos.

Juan Ángel Tirado, quien no se entiende con el micrófono y la ausencia de silla, interpreta unos fandangos de varios quilates.

Alba Heredia comienza con tarantos y termina por tangos, quizá su mejor entrega, donde triunfa con su juego de manos y su caída hacia atrás que, en un momento dado, es un vuelco total en el suelo con las rodillas flexionadas. Es emocionante ver bailar los tangos del Camino a los gitanos del Camino. Auténtico. Eficaz.

Este cante granadino se convierte en un paso a dos cuando Iván se incorpora al cuadro. Sensible a su manera y acertado en su finalidad, quizá le sobre histrionismo. Acaba este baile de pareja con Rafí aflamencando Hijo de la luna de Mecano en un intento de modernidad. La mano de Juan Andrés Maya planea sobre el conjunto.

La segunda parte la ocupan tan sólo unas alegrías bastante extensas. Las cuatro bailaoras, Alba Heredia, Estela Rubio, Rocío Vargas y Sandra Córdoba, que, como harén bagdadí, conforman el grupo de baile ilustran sus comienzos. Iván Vargas hace uso de todo su saber y casi no parece repetido. Estos aires gaditanos se desbordan a su final por bulerías que, por orden, todo el cuerpo aborda. Su final, para abundar en el tipismo, es una composición fotográfica en torno a una silla.

De cualquier forma es un bailaor que trasmite. Algo en él atrae como un imán que no deja abandonar su estela. Por eso es la única noche dentro del Festival que la gente se puso en pié para aplaudir agradecida.

Patricia Guerrero, toda una revelación

Fuente: El Eco de la Memoria 05/09/2012

Estupendo el recital que ofrecieron anoche Arcángel y Fahmi Alqhai y la Accademia del Piaccere. Fue un encuentro entre dos músicas, la flamenca, representada por Arcángel al cante, Miguel Ángel Cortés a la guitarra, Patricia Guerrero al baile y los mellizos de Huelva a las palmas y la barroca, por Fahmi Alqhai y su estupendo grupo. Una búsqueda en común por los caminos de la música popular andaluza y sudamericana, con un alto nivel de todos los músicos, que tuvo momentos excepcionales, como el diálogo entre la guitarra barroca y la flamenca.

Foto cortesía de la Bienal
La actuación de Arcángel, cuya voz podríamos considerar como otro instrumento barroco, fue realmente inmejorable. Impresionante su seguiriya. Su recorrido por cantiñas no tuvo desperdicio. Unas deliciosas alegrías tradicionales a media voz, en las que se sucedían medios tonos y poderosos agudos, llenas de matices y pellizcos y tras las que fue recorriendo todas sus variantes estilísticas: el Contrabandista, las alegrías de Córdoba, los Titirimundi... Con gusto y conocimiento. Otro tanto hizo con la guajira, que si hubiéramos de calificarla, sin duda merecería un 10, ni más ni menos.

Foto cortesía de la Bienal
El descubrimiento de la noche fue el baile de Patricia Querrero, una jovencísima bailaora que en dos o tres años se ha revelado como una espléndida figura del baile. Tiene en sus pies la poderosa garra del baile granaíno. La elegancia del baile sevillano en su porte, sus quiebros y sus brazos. Sabe estar en el escenario, sabe darle a cada baile lo suyo y tiene gusto y acierto para vestirse sin estridencias y de acuerdo con el carácter del baile que interpreta. Muy original el atuendo que eligió para la jácara—bulería. Austeridad y elegancia en el terciopelo negro de la seguiriya y discreta sensualidad para la guajira. Merece ya un respeto y un sitio en el baile flamenco.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Los veinte años de un cantaor

JORGE FERNÁNDEZ BUSTOS
CRÍTICA

II Festival de las Cuevas - Noches flamencas en el Sacromonte
20 para el flamenco

Músicos: Sergio Gómez ‘Colorao’ y Antonio Gómez ‘Colorao’ (cante); Rubén Campos y José María Ortiz (guitarra); Antonio Gómez ‘El Turri’ (flauta y coros); Irene Gómez (voces y palmas); José Cortés ‘El Indio’ (percusión y baile). 
Lugar: Museo-Cuevas del Sacromonte. 
Aforo: medio.
Fecha: 5 de septiembre de 2012

A estas alturas de verano ya se vienen sintiendo los síntomas de la rutina. La ausencia de público en los acontecimientos entre semana ya es significativa. Con medio aforo comienzan las Noches flamencas en el Museo-Cuevas del Sacromonte.

Un apagón general que duró más minutos de la cuenta obligó a retrasar la apertura del espectáculo con la normal consecuencia del nerviosismo entre los artistas y la impaciencia entre el respetable.

Como resultado, para poder proseguir, toda una columna de luces y de sonido fue suprimida. La ausencia de luz y de graves (posiblemente) restaron eficacia al resultado.

Con una notable coherencia Sergio Gómez ‘Colorao’ presenta una obra llamada 20 para el flamenco, que refleja la trayectoria de esos años encima de un escenario, pues, siendo joven, comenzó a los seis años de la mano de su progenitor.

Y es precisamente su padre, Antonio Gómez ‘Colorao’, con la guitarra José María Ortiz, quien abre el espectáculo con una bella nana flamenca, más eficaz si cabe por lo desacostumbrado de oír ese cante encima de las tablas. La guitarra sin embargo tenía un sonido demasiado metálico y la voz era por momentos estridente.

El oportuno vídeo de una televisión local indirectamente iba guiando el espectáculo. Mediante las declaraciones de Sergio y su padre en la entrevista se fueron desgranando estos veinte años de carrera y aprendizaje.

Uno de los primeros cantes que aprendió de niño fueron las alegrías. Con buen sentido del ritmo y riqueza musical se va desarrollando la gracia de este cante.

Desde este primer momento se aprecian varios extremos. A saber: a la guitarra (Rubén Campos) por cuestiones técnicas le falta brillo y a la percusión (José Cortés ‘El Indio’) le sobra protagonismo; y por otra parte los coros de Antonio Gómez ‘El Turri’ e Irene Gómez son un acierto de efectividad y buen gusto.

Continúa el vídeo con una incursión en el Grupo Oyana, agrupación juvenil de meridiano éxito con participación en el programa televisivo Veo-veo y algunas grabaciones. De esa época rescatan una rumba con toques ketameños, de gran actualidad, que será muy aplaudida.

Una de sus grandes logros, reconoce, para sobre todo adquirir sentido del compás es el cante atrás, o sea, para el baile. Unas seguiriyas demuestran tal condición.

La segunda parte, con evidentes reajustes en el sonido, se abre con un momento grande en la vida del artista. Son los premios recogidos en La Unión. La soleá ligada y precisa suena acariciadora y diferente en su voz modulada. Pero es la vidalita la que rompe esquemas y hay que destocarse ante ella.

La entrevista, cómo no, se preocupa por el futuro, por el disco que se está fraguando y que está a punto de ver la luz. Sergio desea que sea un trabajo diferente a lo que se oye habitualmente. (Lo conseguirá, pues su cante es diferente; adopta las formas a sus melismas, no su voz a las formas.)

Festero sobre todo, dio a entender, del disco nos muestra unos pegadizos tangos y después unas bulerías cargadas de agradables efectos corales.

Termina la noche por bulerías, rematadas a solo compás, que ilustra al baile José Cortés ‘El Indio’.

De los yesos a la percusión

Fuente: IDEAL 05/09/2012

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Diego Clavel volverá al Festival de Cante Flamenco de Ogíjares

Fuente: granadahoy.com 05/09/2012
El cantaor que dio forma a las primeras ediciones del certamen compartirá este sábado escenario con nuevas promesas del cante como Ana Mochón

Ogíjares "casi" no celebra la 33 edición de su habitual cita con el flamenco. Finalmente tiene asignada fecha, lugar y hora: con la mitad de presupuesto, el Festival de Cante de Ogíjares tendrá lugar el próximo sábado 8 de septiembre en el recinto ferial del Parque San Sebastián en el que, un año más, el flamenco veterano da la mano a una cantera de nuevos valores con ansia de trabajo y reconocimiento. La vuelta de Diego Clavel, germen del Festival, se completará con la juventud de artistas como Ana Mochón.

Estarán también Guadiana, Churumbaque hijo, Paco Almadén al cante; Manolo Carvajal, Ramón del Paso y Jorge Gómez 'El Pisao' a la guitarra y el cuadro flamenco de Eva Esquivel, bailaora y profesora de la Escuela Municipal de Música y Danza de Ogíjares, protagonizarán este festival con origen en los ochenta. Un cartel "para todos los gustos", tal y como comentó ayer en rueda de prensa el Presidente Peña Flamenca Eva Yerbabuena, José Bedmar, entidad organizadora junto con el Ayuntamiento del municipio, la Diputación de Granada y la Junta de Andalucía. La presentación de la velada correrá a cargo del periodista José Manuel Rojas.

El evento, considerado de referencia a nivel nacional, ha puesto especial atención a la situación actual a la hora de establecer su programa. "Habiendo recortado más de un cincuenta por ciento, no se verá afectada la calidad", auguró ayer el alcalde de Ogíjares, Francisco Plata. Para combatir la situación económica se ha incluido como novedad la reducción del precio de la entrada al espectáculo con respecto a ediciones anteriores. Este año el pase costará diez euros por persona -frente a los veinte euros el año pasado-. El presupuesto total estipulado para 2012 se ha fijado en 12,584 euros, según indicaron González Alcalá, y Francisco Plata, la Diputación de Granada cubrirá un 25% de ese coste -3.600 euros-. Plata confesó también que el equipo espera la ayuda del Instituto Andaluz de Flamenco, del que aún no han recibido respuesta.

El interés de un grupo de aficionados al flamenco abrió la veda de este evento que finalmente se ha convertido en un festival anual. En 1980, Diego Clavel se unió a Calixto Sánchez, Fosforito, Camarón, Luis de Córdoba y Chiquetete para dar paso en estos treinta y tres año a más de una decena de artistas que han pasado por por las tablas de este festival como son Carmen Linares, Mayte Martín, Marina Heredia, José Maneses o Juan Habichuela entre otras figuras clave del flamenco.

"El festival de Cante de Ogíjares es una de las señas de identidad de nuestra localidad y tanto desde el Ayuntamiento como desde la peña flamenca y las instituciones y empresas colaboradoras hemos realizado un gran esfuerzo por mantener esta cita flamenca única en Andalucía por su pureza y fidelidad a sus raíces", comentó Francisco Plata, que también agradeció a los artista haber adaptado su caché al presupuesto estipulado para este año. Las entradas se puede adquirir en los bares Los Caballistas y Flamenco y la Administración de Lotería de la localidad o a través del Ayuntamiento de Ogíjares.