domingo, 30 de septiembre de 2012

"Ahora hay gente que fusiona el flamenco y no sabe ni lo que hace"

LEO RAMA
El cantaor colabora en las 'Noches flamencas' de Planta Baja, que empezará este próximo jueves

Supo trascender las barreras de lo puro, incluyendo sonidos foráneos al flamenco que siempre ha caracterizado a su estirpe. La familia Habichuela siempre han estado un nivel por encima y Pepe Luis Carmona no quiere dar un paso atrás. Se embarca ahora en las Noches flamencas de Planta Baja para reivindicar lo jondo al compás del rock. Jota, Antonio Arias, Juan Habichuela y el propio Pepe Luis abrirán la veda el próximo 4 de octubre.

-¿Es más fácil que un flamenco escuche rock o que un rockero escuche flamenco?

-Actualmente, ambas cosas son fáciles. Los jóvenes flamencos hemos fusionado siempre. Y gente como Enrique Morente o José Mercé han hecho cosas con el rock. El flamenco ha evolucionado mucho, guardando siempre sus cánones y su estilo. Pero nosotros escuchamos todo tipos de música.

-¿Quién cree que puede tomar el relevo de Enrique Morente?

-No lo va a tomar nadie. Se murió Camarón y nos quedamos sin relevo. Enrique tampoco tendrá sucesión. Eran maestros. Pero es que no se apoya el flamenco lo suficiente como para que llame la atención alguien. Las grandes discográficas no tienen a flamencos en sus filas. Hay mucho talento, pero no los puedes ver ni escuchar.

-¿El futuro del flamenco pasa por la fusión con otras músicas?

-No, nunca. Se pierde el público porque no se sabe enfocar el producto. Yo soy cantaor puro y duro, aunque tengo un disco que es más rockero que el de muchos rockeros, pero mis canciones parten del cante jondo. Enrique hizo el Omega basándose en la música de Lagartija Nick, no al revés. Los flamencos somos gente versátil y nos gusta acercarnos a otros estilos. Le pasa lo mismo a los rockeros.

-¿Usted entiende que los puristas estén en contra de estas fusiones?

-La pureza está en el alma. Cuando demuestren que esas fusiones no salen del corazón, entonces los consideraré puristas. Muchos no saben ni lo que dicen.

-¿Qué impresión le causó la primera escucha del 'Omega' de Lagartija Nick y Enrique Morente?

-Lo tuve que escuchar varias veces, la verdad. Es un disco muy complicado. Luego me dio muy buena impresión. Fue una creación muy propia de Enrique. Era un creador.

-Hace unos meses Lagartija Nick y Los Planetas formaron Los Evangelistas para homenajear a Morente. ¿Le ha gustado?

-Sé que está mal por mi parte, pero aún no he tenido tiempo de escucharlo. Me han dicho que es algo muy bonito. Yo conozco a Jota y a Antonio Arias, y son músicos que hacen las cosas desde el fondo del corazón.

-¿Y qué opinión tiene de los grupos de flamenquito, tan de moda últimamente?

-No quiero que se ofendan, pero no los he escuchado mucho. Yo fundé La Barbería del Sur, pioneros del flamenco fusionado junto a Ketama y Pata Negra. Traspasó barreras porque éramos gitanos que escuchaban a Jimmy Hendrix o Eric Clapton. Pero no fuimos comerciales. Ahora hay gente que fusiona el flamenco y no sabe ni lo que hace.

-¿Qué les pasa a los Habichuela? Parece una familia superdotada.

-Somos gente entregada a lo que hacemos porque hemos vivido del flamenco toda la vida. Mi padre, Luis Habichuela, con siete años ya cantaba con Lola Flores y Manolo Caracol. Hemos trabajado con los más grandes. Y mi familia ha aportado muchas cosas al flamenco. Siempre desde la humildad.

-¿Y cuál es el fin que persiguen las Noches flamencas?


-Espero muchas cosas de esto. No olvidemos que el flamenco no tiene un festival en Granada, salvo el Festival de Música y Danza, al que también va la música de cámara. Pero no tiene más nada. En Sevilla hay una bienal exclusiva para el flamenco, en Córdoba está el Festival de la Guitarra... Aquí se deja a un lado al flamenco. En las Noches flamencas estará el Capullo de Jerez, Montse Cortés, la Tana o Pepe Habichuela. A lo largo de un año vamos a contar con figuras de gran relevancia en una ciudad que ha dado mucho. Esto en Granada no se ha hecho nunca. Solo se da flamenco para guiris, y ya está bien. Lo que vamos a hacer en las Noches flamencas no es una fusión. Ya no hace falta fusionar la música, lo necesario es mezclar el público.

-La Barbería del Sur fue un proyecto pionero. ¿Se plantea emprender algo así actualmente?

-Eso ya corresponde al pasado. Ahora mismo estoy preparando mi segundo disco en solitario. Saldrá en febrero y cuenta con colaboraciones muy buenas como la de Tomatito o Antonio Carmona. Últimamente estoy muy cantaor.

-Usted ha recorrido el mundo entero gracias a la música. ¿Ha sido positivo para el mundo gitano salir del cuartillo?
-Por supuesto. No solo al mundo gitano, al flamenco en general. Por eso muchas veces los puristas no saben lo que dicen. Si tú no sacas el flamenco de la taberna, solo lo van a conocer los borrachos y la gente que va a comerse un puchero. Nuestra cultura crecerá y se respetará si se pone en los teatros de las grandes ciudades. El flamenco es un capítulo a parte de la música que no se merece estar enclaustrado.

-El flamenco tiene muchos prejuicios...

-Creo que eso solo es aquí. En Madrid hay una cultura alucinante, al igual que en Sevilla o Córdoba. Los promotores en Granada solo se preocupan de traer a sus artistas. No hay casi nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario