martes, 18 de septiembre de 2012

Jardines de Zoraya, un rincón exclusivo

JORGE BUSTOS - crítico flamenco

En no pocas ocasiones, como aficionado, me han buscado amigos directos o amigos de mis amigos para preguntarme dónde se puede ver flamenco en Granada. “Que no sea para turistas”, añaden.

Normalmente, cuando coincide la época o el fin de semana indicado, es fácil proponerle un festival o un ciclo de recitales que se van sucediendo en el año.

El problema es cuando no tenemos ninguna de esas ofertas, cuando la estacionalidad impide que algún espectáculo de mínima calidad se anuncie para el día reclamado.

¿A dónde mandar a los demandantes? ¿Qué destino con un apropiado grado de confianza es el acertado?

Siempre nos queda el recurso de una cueva en el Sacromonte o algún dudoso tablao, con un alzamiento de hombros o una somera excusa por delante.

Porque está claro que la demanda de flamenco sigue aumentando y que el visitante cada vez está más preparado, sabe lo que busca y entiende cuando se le está ofreciendo verdad o se está cumpliendo para salir del paso.

La otra noche, de un día cualquiera, tuvimos la suerte de visitar los Jardines de Zoraya en el Albaicín. No sólo presenciamos el espectáculo, en su segundo pase, sino que cenamos en una de sus mesas frente al escenario. Y después tomamos una copita en los jardines.

Llegamos con algo de tiempo para no alterar demasiado a los actuantes con el servicio de mesa y pedimos genérico. Decir que comimos de maravilla es poco. Si fuera crítico gastronómico desplegaría un abanico de bondades para el paladar y el resto de los sentidos. Como no es el caso, tan sólo apuntaré mi incondicional satisfacción.

Alicia Morales e Iván Centenillo al cante; José Cortés ‘el Pirata’ a la guitarra; y Violeta Ruiz y José Cortés ‘el Indio’ al baile, ilustraron la noche de forma cercana y cómplice. Entre tangos, tanguillos, bulerías y alegrías (todos temas festeros, como es lógico, para animar un local) se desarrolló un concierto gracioso, ameno, entregado y, como dije en un principio, verdadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario