jueves, 6 de septiembre de 2012

Los veinte años de un cantaor

JORGE FERNÁNDEZ BUSTOS
CRÍTICA

II Festival de las Cuevas - Noches flamencas en el Sacromonte
20 para el flamenco

Músicos: Sergio Gómez ‘Colorao’ y Antonio Gómez ‘Colorao’ (cante); Rubén Campos y José María Ortiz (guitarra); Antonio Gómez ‘El Turri’ (flauta y coros); Irene Gómez (voces y palmas); José Cortés ‘El Indio’ (percusión y baile). 
Lugar: Museo-Cuevas del Sacromonte. 
Aforo: medio.
Fecha: 5 de septiembre de 2012

A estas alturas de verano ya se vienen sintiendo los síntomas de la rutina. La ausencia de público en los acontecimientos entre semana ya es significativa. Con medio aforo comienzan las Noches flamencas en el Museo-Cuevas del Sacromonte.

Un apagón general que duró más minutos de la cuenta obligó a retrasar la apertura del espectáculo con la normal consecuencia del nerviosismo entre los artistas y la impaciencia entre el respetable.

Como resultado, para poder proseguir, toda una columna de luces y de sonido fue suprimida. La ausencia de luz y de graves (posiblemente) restaron eficacia al resultado.

Con una notable coherencia Sergio Gómez ‘Colorao’ presenta una obra llamada 20 para el flamenco, que refleja la trayectoria de esos años encima de un escenario, pues, siendo joven, comenzó a los seis años de la mano de su progenitor.

Y es precisamente su padre, Antonio Gómez ‘Colorao’, con la guitarra José María Ortiz, quien abre el espectáculo con una bella nana flamenca, más eficaz si cabe por lo desacostumbrado de oír ese cante encima de las tablas. La guitarra sin embargo tenía un sonido demasiado metálico y la voz era por momentos estridente.

El oportuno vídeo de una televisión local indirectamente iba guiando el espectáculo. Mediante las declaraciones de Sergio y su padre en la entrevista se fueron desgranando estos veinte años de carrera y aprendizaje.

Uno de los primeros cantes que aprendió de niño fueron las alegrías. Con buen sentido del ritmo y riqueza musical se va desarrollando la gracia de este cante.

Desde este primer momento se aprecian varios extremos. A saber: a la guitarra (Rubén Campos) por cuestiones técnicas le falta brillo y a la percusión (José Cortés ‘El Indio’) le sobra protagonismo; y por otra parte los coros de Antonio Gómez ‘El Turri’ e Irene Gómez son un acierto de efectividad y buen gusto.

Continúa el vídeo con una incursión en el Grupo Oyana, agrupación juvenil de meridiano éxito con participación en el programa televisivo Veo-veo y algunas grabaciones. De esa época rescatan una rumba con toques ketameños, de gran actualidad, que será muy aplaudida.

Una de sus grandes logros, reconoce, para sobre todo adquirir sentido del compás es el cante atrás, o sea, para el baile. Unas seguiriyas demuestran tal condición.

La segunda parte, con evidentes reajustes en el sonido, se abre con un momento grande en la vida del artista. Son los premios recogidos en La Unión. La soleá ligada y precisa suena acariciadora y diferente en su voz modulada. Pero es la vidalita la que rompe esquemas y hay que destocarse ante ella.

La entrevista, cómo no, se preocupa por el futuro, por el disco que se está fraguando y que está a punto de ver la luz. Sergio desea que sea un trabajo diferente a lo que se oye habitualmente. (Lo conseguirá, pues su cante es diferente; adopta las formas a sus melismas, no su voz a las formas.)

Festero sobre todo, dio a entender, del disco nos muestra unos pegadizos tangos y después unas bulerías cargadas de agradables efectos corales.

Termina la noche por bulerías, rematadas a solo compás, que ilustra al baile José Cortés ‘El Indio’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario