viernes, 5 de octubre de 2012

La Moneta, paso a paso

“Hay algo que me mueve cada día, que alimenta mi alma y no en sentido figurado. Algo que me lleva a un destino que yo libremente he elegido pero que soy consciente de que es arriesgado. Y a pesar del riesgo quiero seguir viviendo con él y en él y, sea cual sea, aprender a vivir en perfecta comunión con el destino final que me tenga reservado. Ese algo es todo un mundo lleno de experiencias que me ha llevado de un momento de duda (“Bailar, vivir”) a otro de reafirmación (“Extremo Jondo”), que partió de la nada por una intuición (“Lo que trae el aire”) y despertó en mí las ganas de aprender y el gusanillo de la búsqueda (“De entre la luna y los hombres”) y que ahora me hace pararme y querer disfrutar de la experiencia del camino andado ante lo efímero de su continuidad (“Paso a paso”). ¡Bendito Flamenco!”

Fuensanta “La Moneta”

Paso a paso, estrenada el 27 de septiembre en la Bienal de Flamenco de Sevilla con éxito de crítica:

GIRALDA TELEVISIÓN 28/9/2012 ANTONIO ORTEGA

“…La Moneta cuando se pone a bailar por derecho que es lo que hizo anoche, encandila los sentidos de los aficionados más exigentes, en su baile nos regala detalles de las más grandes bailaoras de la historia, pero los adereza con su propia personalidad sacándole un jugo que sabe a raíz de la tierra…” “… bailó un paso a dos con Javier Latorre que quedara en los anales de esta Bienal…”

Dio una lección de flamencura sin más protagonismo escenográfico que el baile de una artista brillante y elocuente en sus formas. Fuensanta la Moneta se dejo la piel en el escenario en este recital de baile cien por cien flamenco, sin edulcorantes, bailando por derecho, ella sola y su jondura.

“…contó con la colaboración del maestro Juan José Amador en el cante por seguiriyas, evocación de una de sus bailaoras de cabecera la Gran Carmen Amaya a la que la bailaora le hace constantes guiños en su baile…”

“…También contó con la colaboración especial del bailaor y coreógrafo Javier Latorre. Su baile es como la arquitectura de una catedral, una obra de arte. El baile de Latorre es de excelencia porque todo en él se desarrolla en un lenguaje corporal que no se anuda a las tensiones, bailar en él es lo mismo que parpadear, no es una postura, es una prolongación más de su cuerpo. El pozo de sapiencia que ahora atesora le ha dado finura y elegancia. Solea Apola, la maestría de Latorre se fundió con el temperamento de La Moneta en el paso a dos. Son dos conceptos alejados, pero la unión fue encantadora…”

“…La Moneta en este recital naturalizo el baile y despejo el desconsuelo de una afición afligida por el impurismo de la falsa vanguardia, con música de Luis Mariano, guitarrista del montaje la artista además interpreto farruca, malagueñas, zapateados, tientos, zambras, jaleos y solea por bulerías.

“…Su flamencura fue suprema, repleta de detalles, en los tangos se supero, lo dio todo sin salirse de la llave se rebusco una y otra vez sacando gestos y movimientos que acunaron un sabroso paladar, se dolió en la tragedia de la seguiriya, sentención en la solea y fue un río de jubilo en los estilos festeros. Sus brillantes zapateados mandan en su baile pero no lo condena porque la vehemencia de La Moneta encuentra el temple cuando lo que baila y lo que cuenta es una misma cosa…”

SEVILLA FLAMENCA 28/9/2012 Alejandro Medina Merino
Al son de la malagueña y la farruca vemos una Moneta más clavada, atenta a la colocación del cuerpo. A veces buscó posturas forzadas, pero aun así aparece siempre el aroma de la inspiración. La visión de esta granadina del baile flamenco actual no cede el mínimo espacio a la banalidad. En el zapateado se aligeró, conectó mejor con el cuadro y empezamos a relajarnos para ver bailar de una manera única, lo que empieza a ser exclusivamente el baile de La Moneta. Ese baile no es misericordioso, no conoce el alivio, esta enfrascado en una tragedia flamenca de aire oscuro y denso.

La seguiriya es un puñal que se le clava y sobre el que ella se retuerce, luchando con la fuerza volcánica de sus pies. Cuando parece que la tierra va a quebrarse, la Moneta alza la cara y nos corta el aliento. Su cara es el centro de su expresión, lo más jondo de ella misma en un cuerpo flamenco que lastima y con el que se lastima.

Fuensanta la Moneta fija su discurso en los pies y la torsión del tronco. Esto puede gustar o no, ya que la feminidad tiene aquí una versión más terráquea que sensual. Los brazos no tienen papel primordial, raramente coronan la cabeza. Sus torsiones parecen buscar el dolor de sus pies, para luego, por un instante, liberarse, erguirse y fijar los ojos en el público: ¡Ay! El momento más brillante de la noche llegó en la soleá a dúo con Javier Latorre, quien fuera su maestro. La fuerza ciclónica de la Moneta se lanzaba contra la quietud de Latorre; su baile varonil y alzado amansaba los empellones de Fuensanta, que bailaba como el viento silba entre los árboles. Flamenquísimo, emocionante.

Con la soleá por bulerías entramos en otro ciclo emocional, y nos regala estampas inolvidables. Pero fue en los tientos con aires de zambra donde la Moneta abrió el frasco de la sensualidad: aparecen los brazos y las caderas, el juego de volantes, la magia del Sacromonte…Nuestro pecho se abre y palpitamos con los aires moros porque La Moneta nos está dejando enamorados de ella. En los jaleos finales ya estamos entregados, bien despachados de baile.

El espectáculo tiene aspectos mejorables, como la iluminación y algunos momentos del cante, pero tenemos que darle las gracias a todos por traernos tanto flamenco, de ese del que estamos tan necesitados.

ABC SEVILLA 29/9/2012 Marta Carrasco.
“Baile de Granada de verdad”

“La Moneta paso a paso” es una obra honesta, seria y pensada para responder exactamente a su nombre. Es decir, dar a conocer el baile de esta granadina que se enfrenta sola a su baile y al público.

Bien rodeada de un lantel de cantaores y con la sola guitarra de Luis Mariano, Fuensanta La Moneta lleva su baile hasta la maestria. La obra está dividida en tres episodios, “Sobre mis pasos”, por farruca, malagueña y zapateado; “Hados” por soleá apolá y seguiriyas y “Vereda”, tientos azambreados, jaleos y solea por bulerías. Todo ello con dos colaboraciones geniales: Juan José Amador y Bobote.

Pero además de mostrar su baile la Moneta quiso recuperar a un bailaor al que no veíamos, en un escenario de la Bienal desde 1994, cuando intervino en un homenaje a Antonio el Bailarin: Javier Latorre. Estos 18 años de ausencia en los que Latorre se ha dedicado a crear, no le han quitado un ápice de su esencia bailaora. Disfrutó él y disfrutó el público con su baile.

El baile avanzaba poco a poco y fue por tientos azambreados y jaleos cuando salió Granada a borbotones. En un mundo tan homologado, donde todos se imitan la Moneta ha elegido diferenciarse. Así su baile es fuerte de pies, pero singular en brazos y torso. El Sacromonte, el Albaizin están impresos a fuego en el baile de Moneta. Echa hacia atrás la cabeza, alza los brazos y baila con los pies, y le falto hacer el cambré en el suelo de la famosa Golondrina. Me gusto lo que emana del baile de Moneta, porque va desde la sensualidad a la dulzura, desde lo académico a lo popular. Los jaleos y la soleá por bulerías fueron el broche de oro para una noche en la que una bailaora nos mostró su honesta forma de entender el flamenco, el de su tierra granadina. Me alegro que nunca olvide dónde están sus raíces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario