domingo, 4 de noviembre de 2012

'Los bailaores somos médiums, transmitimos lo que dicen los cantaores y los músicos'

Silvia Grijalba | Nueva Delhi
Inicia su gira mundial en la India, tras dos años sin subirse a un escenario

Eva Yerbabuena reconoce que es una médium. "Los bailaores nos limitamos a entregar al público lo que los cantaores y los músicos transmiten". Así define en Delhi su trabajo esta mujer de 42 años, que inicia su gira internacional en la capital india. Lo hace después de dos años sin pisar la escena, porque estaba ocupada en otra creación: su hija de cinco meses.

Yerbabuena y su grupo se encuentran en la India invitados por la Embajada de España para participar en el Festival de Nueva Delhi. Eva está emocionada y nerviosa, muy nerviosa. "Son 15 meses sin bailar y me siento como si fuera la primera vez. Es una sensación preciosa y más que suceda aquí, en India, un país que tiene tanto que ver con el flamenco y donde me siento en casa. Yo, cuando oí a Nusrat Fateh Ali Khan o vi a las bailarinas de Katak me di cuenta de que veníamos del mismo lado, sentimos lo mismo y por eso, volver a empezar en India es muy especial para mí".

La directora del Festival de Nueva Delhi es consciente de ello, no es de extrañar que haya elegido un auditorio como el Siri Fort para este recital y el ministro consejero y responsable de cultura de la Embajada de España en Delhi, Ramón Blecua, también. Al preguntarle por qué han elegido a Yerbabuena para este certamen, lo tiene claro: "Es una de las mas creativas y originales bailaoras flamencas de este momento".
Conexión con el flamenco

Aparte, era una apuesta segura: "La India", explica, "al ser un país que tiene esa enorme conexión con la cultura del flamenco por las raíces que comparten, puede despertar más el interés del publico y de los artistas indios y además abre la posibilidad de establecer un diálogo entre dos tradiciones que siendo distintas tiene mucho en común. La actuación de alguien de la relevancia de Eva Yerbabuena tiene que ver con esa vocación del Gobierno de España por incrementar la presencia de nuestro país en India".

Eva se siente una privilegiada. El lunes actúa en Bangalore y confiesa que esta gira, en un país tan distinto y con todas las circunstancias que la rodean está siendo especialmente emocionante. "Cuando uno vuelve así, debe ser muy cuidadoso con el repertorio y la compañía que escoge", explica. "Me acompaña la gente que lleva conmigo toda la vida y, por otra parte, he querido tocar palos clásicos, hacer algo muy puro, sobrio. En rojo y negro, sin artificios. Cuando una vuelve a ser madre a mi edad, nota que ya nada es igual, ni respiras igual, ni transmites lo mismo. El flamenco es sentimiento, parece una obviedad, pero así es. Y yo ahora me encuentro de una manera totalmente distinta a hace dos años. Y quería ir a la esencia, que al final, ser madre es eso".

Yerbabuena se ha criado con los mejores maestros de flamenco de Granada, pero aunque su base es clásica, sin florituras, lo cierto es que toca distintos palos y eso se nota en su espectáculo. Precisamente fue Pina Baush la que le descubrió mucha de esa conexión entre flamenco y el folclore indio, especialmente de Rajastán. Y no hay más que ver cómo el público indio disfruta y entiende una seguirilla o cómo sabe donde tiene que gritar, aunque no sea un "Olé", algo parecido.

Y ella sabe que no en todas partes es igual. Después de India van a Centroamérica y luego tienen un espectáculo en Londres, que aún no está definido, pero va introducir elementos distintos, algo menos ortodoxo. "Ese espectáculo", comenta, "se va a llamar 'Ay'. Porque eso es algo que tenemos todo el rato en el flamenco. El ay como queja o el ay como admiración, 'ay qué arte' o 'ay, que me ha dejado', y también es una expresión que tengo últimamente todo el día en boca, con mi niña, por lo que me sorprende y la pena que me da cada vez que tengo que irme".

No hay comentarios:

Publicar un comentario