sábado, 23 de febrero de 2013

Frutos con sabor a Granada

Fuente: el mundo.es 22/02/2013
MANUEL MARTÍN MARTÍN
El cantaor Jaime el Parrón, en el ciclo de los 'Jueves Flamencos'. | J. Martínez (Cajasol)
Los flamencos granadinos desembarcaron en Sevilla con el concierto 'Meligrana', término que el diccionario caló de Francisco Quindalé recoge para aludir a la ciudad de Granada, pero que en realidad es, según George Borrow, una deformación del castellano antiguo 'milgrana', que significa granada (fruta).

Y si no hay mejor fruto en la ciudad nazarí que el legado cantaor de Juanillo el Gitano, la prolongación guitarrística del Ovejilla, que llega hasta las frescas alegrías de Miguel Ángel Cortés, o la herencia del baile sacramontano de Angustias, Mario Maya, Mariquilla o Manolete, los protagonistas del concierto evidenciaron ser la proclamación de la raíz, el resultado de un proceso vital. En definitiva, la consecuencia que nace del hondón del alma pero que desde el Albaicín fue madurando hasta dar gotas de almíbar como símbolo de gloria por la semilla que los fecundó.

Pedro el Granaíno, verbigracia, estaba en la venta ambulante, hasta que Farruquito lo incluyó en su compañía, sorprendiendo a todos cada vez que abría los pétalos de la flor de su cante gitano para colmar de aroma el baile de La Farruca, tal y como puso de manifiesto por martinete, granaína con jabera y fandangos del Chocolate, cantes de una espesa frondosidad, abordados desde el tronco de la veracidad, ese árbol cuyas ramas y raíces sostienen un manjar de dioses.

Jaime el Parrón, por su parte, es la jondura en verso, el patriarca de la tribu de los Heredia que le confiere al cante la expectativa de lo agónico. Su soleá es como el pan de cada día, y si con sus seguiriyas nos evadimos del mundanal ruido, su malagueña con rondeña no está pensada tercio a tercio, sino forjada sin adornos con la férrea voluntad de la subsistencia en las cuevas del Monte.

Parrón, padre de Marina Heredia, la artista que cada vez que canta en Sevilla colapsa el tráfico de los sentimientos, sigue los dictámenes de su corazón, y si nos recuerda a quienes antaño cantaban para sobrevivir, es porque la expresión canora de su soleá alimenta como una fruta desgarrada de su rama, por eso impacta como un resplandor que gime.

Y Jara Heredia, nieta de La Gallina e hija de Juanillo Heredia, evidenció que no es un fruto que se oculte entre el ramaje. Ella es la piel del aire en movimiento o, mejor aún, la flor instantánea de la 'Meligrana', una bailaora a la antigua usanza, de raza, de las que no se tapan, y con un embrujo que no más salir al escenario obliga a seguirla por entre la brisa de la soleá y los tangos, canalizados por el ímpetu de sus quiebros, el vigor de su zapateado y los replantes, que fueron como granos de un fruto prohibido.

Ficha artística:

'Meligrana'
en el ciclo 'Jueves Flamencos'. Cante: Jaime el Parrón y Pedro el Granaíno. Baile: Jara Heredia. Guitarra: Miguel Ángel Cortés.Palmas: Raimundo Benítez. Lugar y fecha: Sala Joaquín Turina, del Centro Cultural Cajasol. 21 de febrero de 2013.

Calificación: Tres estrellas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario